Menú
Emilio J. González

Iberdrola: el hombre de consenso

Emilio J. González
0
Las secuelas de la frustrada operación de fusión entre Endesa e Iberdrola y los resultados de las elecciones vascas ya han empezado a dejarse sentir en la compañía eléctrica que preside Iñigo de Oriol. El pasado lunes, Iberdrola remodeló su cúpula directiva con el nombramiento del hasta entonces consejero delegado de Airtel, Ignacio Sánchez Galán, como vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de la eléctrica vasca.

Sánchez Galán fue propuesto para el cargo por el propio Oriol. Bien visto por el BBVA, sus relaciones con el presidente de Iberdrola son buenas y, en cierto modo, es un hombre de la compañía. No en vano, antes de incorporarse a Airtel estuvo en la Corporación IBV, participada en un 50% por el banco y en un 50% por la eléctrica. El nuevo vicepresidente ejecutivo, por tanto, es el hombre llamado a restañar las heridas abiertas en la confrontación entre Oriol y el BBVA acerca del futuro de la compañía. Oriol apostó por la adquisición de Florida Power y el banco frustró la operación porque quería que Iberdrola cayese en manos de Repsol-YPF a través de Gas Natural, de la que la petrolera posee el 47% del capital. El BBVA es, junto con La Caixa, el primer accionista de Repsol-YPF.

Después de esto, el BBVA intentó desplazar a Oriol, que se defendió proponiendo al Gobierno y a Rodolfo Martín Villa la fusión de Iberdrola con Endesa, lo que cayó como una bomba en el BBVA y en la BBK, la caja de ahorros vasca contraria radicalmente a la operación. La fusión, sin embargo, nunca se llevó a cabo debido a las condiciones impuestas por el Gobierno, y Oriol salió debilitado del fuerte envite que llevó a cabo.

Su futuro, a partir de entonces, estaba en cuestión y dependía, en buena medida, del resultado de las elecciones vascas. La victoria del PNV, sin embargo, dejó las cosas en el BBVA como estaban y Oriol, al que le hubiera favorecido el triunfo del PP, no tuvo más remedio que aceptar la realidad. Ahora, Oriol ha movido ficha con el nombramiento de Sánchez Galán, para ganar tiempo y seguir al frente de Iberdrola hasta que llegue el momento de su jubilación en los próximos años. Una solución aceptada por el BBVA por lo que supone de salida no traumática del conflicto que enfrentaba a ambos. Mientras tanto, Sánchez Galán, bien visto por todos, irá poco a poco haciéndose cargo de la compañía.

Por el camino, Oriol se ha cobrado las deudas pendientes con Javier Herrero, hasta ahora consejero delegado, que ha quedado sólo como vicepresidente de la compañía. Y es que Herrero estuvo trabajando desde dentro de Iberdrola en contra de la fusión con Endesa.

El nombramiento de Sánchez Galán, además, cierra por ahora las puertas al acceso del ya ex presidente de Hidrocantábrico, Óscar Fanjul, al número dos de la compañía. Fanjul es un hombre próximo al BBVA que hubiera jugado abiertamente la carta de la sucesión de Oriol, tratando de precipitar su salida. Con el nombramiento de Sánchez Galán, el presidente de Iberdrola cierra el camino a Fanjul y se evita más de un problema de cara al futuro.

A partir de ahora, por tanto, las espadas volverán a enfundarse con una solución que convence a todos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco