Menú
Emilio J. González

La Bolsa olfatea la recuperación

Emilio J. González
0
Hacía tiempo que la Bolsa no vivía una semana como la que acaba de concluir. El Ibex 35, el índice selectivo del mercado español, cerró el viernes en los 6.718 puntos, un nivel que no se alcanzaba desde junio del pasado año y que supone una ganancia semanal del 3,2%. Los datos, sin duda, son buenos. Pero mucho más interesante aún es la tendencia que subyace en ellos.

Lo primero que llama la atención al observar el gráfico de evolución del Ibex 35 en los últimos meses, incluso en los últimos dos años, es que está formando un cambio de tendencia. Los tres años de dura crisis que siguieron al estallido de la burbuja de las tecnológicas empiezan a quedar atrás mientras se inicia una nueva fase alcista a medio y largo plazo, cuya intensidad aún no se conoce pero que se apoya en cimientos cada vez más sólidos. Esta base está constituida por la recuperación económica, que el mercado de valores ya ha empezado a olfatear. Las subidas de los primeros meses del año fueron el resultado de los ajustes llevados a cabo por las empresas para reducir sus costes y mejorar sus cuentas de resultados. Las de ahora, en cambio, se producen a golpe de datos macroeconómicos que confirman el cambio de signo en la coyuntura económica y la consecuente mejora de los beneficios de las compañías derivadas de un mayor volumen de ventas. Hoy el mercado tiene en cuenta, sobre todo, las noticias positivas y no presta demasiada atención a las negativas, salvo que alerten de un escenario radicalmente distinto al que han empezado a descontar los precios de las acciones.

Esta semana, además, se ha producido un hecho importante, concretamente el viernes. Se trata de la ruptura de la resistencia situada en el nivel de los 6.600 puntos. La superación, por fin, se ha producido y se ha hecho, además, con un volumen de negocio creciente, en el que más del 70% de las órdenes han sido de compra y en el que apenas han quedado valores del Ibex 35 que hayan cerrado en números rojos. Estos son signos claros de una fase alcista del mercado bien respaldada por la realidad de la economía y de las empresas, a la que ayuda que el euro, por ahora, haya frenado su escalada frente al dólar.

Ahora, la Bolsa se encamina con paso firme hacia el nivel de los 6.850 puntos, en donde encuentra una resistencia muy fuerte. Su superación sólo tendrá lugar si los próximos datos económicos y los resultados del segundo trimestre que empezarán a presentar las empresas en julio confirman, efectivamente, que la recuperación económica está en marcha. Si es así, el Ibex 35 podría dispararse hasta los 7.000-7.500 puntos. Mientras tanto, lo más probable es que en las próximas semanas se mueva entre los 6.600 y los 6.850 puntos, que no está nada mal si se tiene en cuenta que a medida que entra el verano decae el volumen de negocio y las cotizaciones notan las realizaciones de beneficios previas a las vacaciones de los inversores. El panorama para los próximos meses, por tanto, es bueno e, incluso, algunos analistas de prestigio de Wall Street, como Abby Joseph Cohen, la estratega jefe de Goldman Sachs y uno de los gurús del mercado más seguidos en todo el mundo, se han atrevido a vaticinar que el mercado a finales de 2004 estará un 25% por encima de los niveles actuales. Es bonito y, además, puede ser verdad.


En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco