Menú
Emilio J. González

La mano del Gobierno

Desde que los socialistas llegaron al poder están obsesionados por poner al frente de las empresas privatizadas a personas próximas al PSOE, con independencia de si el trabajo de sus actuales gestores ha sido bueno o malo

Emilio J. González
0
Desde que los socialistas llegaron al poder están obsesionados por poner al frente de las empresas privatizadas a personas próximas al PSOE, con independencia de si el trabajo de sus actuales gestores ha sido bueno o malo. Así, en los primeros meses del gobierno Zapatero las declaraciones en este sentido se han prodigado, unas para reclamar ese control, otras, como las de Solbes, para decir que los cambios en las cúpulas empresariales son cosa de los accionistas. Pero como el Estado ya no está en el capital de esas compañías, no puede imponer así como así a quien quiere de presidente en tal o cual empresa.
 
Una de las compañías privatizadas que los socialistas querían controlar es Indra, la empresa de tecnología española que puede exhibir con orgullo el título de único proveedor extranjero de la armada estadounidense, el cliente más exigente del mundo. El problema es que el socio de referencia de Indra es Cajamadrid, que tiene el 10,5% del capital, mientras que los fondos norteamericanos Chase y Fidelity controlan otro 10,7%. La siguiente participación en importancia no llega siquiera al 1%. Por tanto, con esta composición del capital, el Gobierno tiene muy difícil poner sus garras sobre Indra.
 
Por otra parte, el Ejecutivo quiere potenciar EADS-CASA a toda costa. El Gabinete apuesta por el consorcio aeroespacial europeo y podría aumentar su participación actual en el capital del mismo desde el 5% actual. Además, ha propuesto al ex ministro socialista de Industria Juan Manuel Eguiagaray como representante de la Sepi en el consejo de la compañía. Pero, lo que es más importante, quiere aumentar la carga de trabajo en las factorías andaluzas del consorcio, y si no hay más pedidos por parte de EADS habrá que buscarlos en otro lado.
 
Desde hace algunos meses, el Gobierno baraja cómo hacer que EADS-CASA pueda competir con Indra en varias de sus ramas de negocio, entre ellas los sistemas de recuento electoral, ¿por qué?. Teniendo en cuenta que EADS es un consorcio público y que la mayor parte de los contratos de este tipo de compañías proceden de alguna Administración, no hace falta pararse mucho a pensar para darse cuenta que detrás de todo ello lo que hay es la intención de traspasar negocio de Indra a EADS-CASA. Pero la filial española del consorcio europeo carece de la tecnología adecuada, mientras que Indra es uno de los referentes mundiales de su sector. Por ello, EADS-CASA busca un acercamiento a Indra para, a través de él, poder acceder a la tecnología que no posee. De hecho, EADS acaba de manifestar su interés por Indra, no para adquirir la compañía, sino más bien para desarrollar proyectos conjuntos. Un intento de OPA, ahora que Indra ya no está protegida por la "acción de oro", podría ser el fin de la compañía puesto que, con toda probabilidad perdería los contratos con las fuerzas armadas estadounidenses, en parte porque EADS trabaja para los ejércitos europeos, en parte por las malas relaciones del Gobierno Zapatero con Estados Unidos. Por ello, la compra queda descartada, para apostar por estrategias de acercamiento y proyectos compartidos. Pero lo que a priori parece una iniciativa empresarial lógica, tiene detrás a la mano del Gobierno moviendo las piezas. ¿No debería el PP decir algo al respecto?

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco