Menú
Emilio J. González

Madrid, un modelo alternativo

Esperanza Aguirre apuesta por políticas liberales y le salen las cosas; otras regiones no lo hacen y así les va.

Emilio J. González
0

Los buenos datos económicos que está cosechando la Comunidad de Madrid ponen a las claras que hay un modelo de política económica alternativo al del Gobierno de la Nación y que, además, funciona. Según la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), durante el tercer trimestre de este ejercicio, la economía madrileña creció el 4,1%. Esta cifra es importante por varios motivos.

En primer lugar, el PIB madrileño creció tres décimas más que la media nacional y lo hizo, además, apoyado en el sector servicios. La Comunidad de Madrid, por tanto, parece poco afectada por la crisis crediticia internacional pese a la importancia que tiene el sector financiero en la región y eso no es gratuito.

Además, con estas tasas de crecimiento, la economía madrileña ha igualado a la de Cataluña por tamaño. Cada una de ellas representa ya, aproximadamente, el 18% de la economía nacional. Pero lo importante es que Madrid consigue estas cifras con un millón menos de habitantes, y por tanto con menos trabajadores, que Cataluña. La lectura de estos datos es inmediata. Si se tiene en cuenta que el crecimiento económico es la suma del aumento del empleo más el aumento de la productividad y en la Comunidad de Madrid trabaja menos gente que en Cataluña, estos datos son, por tanto, fruto de la mejora de la productividad, lo que solo se consigue con inversiones.

Más llamativo aún si cabe es que mientras la economía madrileña es la que registra la mayor tasa de crecimiento, su inflación se situó en octubre en el 3,4%, dos décimas por debajo de la media nacional. La fortaleza del crecimiento económico, por tanto, no se está traduciendo en presiones inflacionistas. Por el contrario, la Comunidad de Madrid está aguantando bien el tirón del petróleo y los alimentos y, por ello, y unido a las mejoras de productividad, está defendiendo bien su competitividad.

¿Por qué estos buenos resultados, que contrastan abiertamente con el conjunto del país? Porque en Madrid se están aplicando bajadas de impuestos y medidas de liberalización de la economía, dentro del ámbito de competencias del Gobierno regional de Esperanza Aguirre, que están demostrando que hay otra forma de hacer las cosas. Por ejemplo, el Ejecutivo regional es el más liberal en materia de comercio y quiere profundizar en esta línea el año próximo, incrementando el número de festivos y las horas diarias de apertura y flexibilizando la regulación para la apertura de grandes superficies, justo lo contrario que hacen otras autonomías que están agarrándose a la posibilidad de introducir más rigidez en el sector de la distribución comercial que abrió la ley Montilla de horarios comerciales.

Esta es la diferencia esencial. Esperanza Aguirre apuesta por políticas liberales y le salen las cosas; otras regiones no lo hacen y así les va. Y en cuanto al Gobierno nacional, la política de Esperanza Aguirre pone de manifiesto el error cometido por el Ejecutivo de Zapatero paralizando las reformas estructurales. Si hubiera seguido con ellas, otro gallo le cantaría en estos momentos a una economía española que se enfrenta a una fuerte desaceleración, probablemente más intensa que la de la zona del euro.

El Sr. González es profesor de Economía de la Universidad Autónoma de Madrid. Comentarista político en el programa Es la Mañana de Federico, de esRadio. Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco