Menú
Emilio J. González

Metrovacesa: Fracasos y estrategias

Emilio J. González
0
El martes 15 de abril concluyó el plazo para que los accionistas de Metrovacesa acepten o rechacen la OPA sobre la inmobiliaria lanzada por el grupo italiano Caltagirone a través de las sociedades Quarta y Astrim. A estas alturas, sin embargo, se puede decir que, salvo sorpresas mayúsculas de muy última hora, la operación es un fracaso para los italianos y un éxito para Joaquín Rivero, el presidente de Bami y de la propia Metrovacesa, que está a punto de superar un trance muy especial.

El golpe definitivo a las aspiraciones de los italianos ha sido el conocimiento de que Cartera Deva ha vendido su 5,1% de Metrovacesa a Sacresa, la inmobiliaria catalana que ya ha anunciado que no acudirá a la OPA. El movimiento ha levantado las sospechas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que ha abierto una investigación. La CNMV, como todo el mundo, sabía que Bami necesitaba un ‘caballero blanco’ que sumara acciones a las de la propia Bami y a las del fondo de inversiones holandés PGGM, que también está en contra de la operación. Ese ‘caballero’ sería, primero, el grupo de cajas de ahorros, entre ellas la sevillana de El Monte, que han estado comprando acciones de Metrovacesa en el mercado; el segundo podría ser Sacresa, aunque la compañía lo niega. Aún así, la CNMV ha abierto una investigación sobre todo este asunto. Mientras tanto, la suma de acciones sugiere que hay en contra más de un 51% del capital de Metrovacesa y como la OPA está condicionada a la aceptación de, al menos, el 50% de las acciones, hoy por hoy se puede decir que ha fracasado, como demuestra el hecho de que las acciones de la compañía hayan caído el 6,9% el lunes, cuando cerraron a 24,14 euros, lejos de los 27 euros por acción ofrecidos por los italianos.

Otra OPA que, a priori, parece también condenada al fracaso, es la de Gas Natural sobre Iberdrola. Los analistas están divididos respecto a las sinergias entre la compañía gasista y la eléctrica vasca que generaría la operación, pero en lo que están de acuerdo es en que el precio ofrecido a los accionistas de Iberdrola es muy bajo, por lo que varias casas de bolsa ya han recomendado a los accionistas de la eléctrica que no acudan a la OPA si la compañía que preside Antonio Brufau no mejora el precio. Además, todavía no se conocen las condiciones que impondrá el Gobierno a la operación, que podrían ser mucho más duras de lo que se piensa, lo que reduciría el valor de las acciones de gas natural cuando el 60% del precio ofrecido por cada acción de Iberdrola se paga, precisamente, en títulos de Gas Natural.

A pesar de ello, en este caso podría haber una sorpresa. Los comentarios en el sector energético y en el parqué apuntan a que Gas Natural estaría manejando tres escenarios que incluirían, entre otras cosas, supuestos de las condiciones a la OPA que establezca el Gobierno, la evolución de la acción de Gas Natural y la reacción de Iberdrola al anuncio de la OPA. Por ello, esos comentarios indican que el contenido verdadero de la oferta de Gas Natural a los accionistas de Iberdrola no se conocerá hasta que sean públicas las condiciones del Gobierno y se haya visto la reacción del mercado a las mismas.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco