Menú
Emilio J. González

Se acerca el espectáculo

Emilio J. González
0
Hace algunas semanas señalaba que, según algunos analistas, el tercer trimestre en la Bolsa podría ser espectacular, sobre todo septiembre. Todo apunta a que, efectivamente, va a ser así.

El mercado de valores español lleva moviéndose en la banda de los 6.800-7.000 puntos desde mediados de junio. El Ibex 35, en cuanto se acercaba al techo, retrocedía hasta el suelo. No caía más allá porque ni los datos macroeconómicos ni los resultados empresariales justificaban tal amplitud de movimientos, pero tampoco se escapaba al alza porque esas mismas cifras no respaldaban esa ruptura. Ahora, el escenario ha cambiado.

Las empresas han terminado de presentar los resultados del segundo trimestre. La tónica general es de mejoría, en muchos casos significativa. Esa mejoría, además, ya no es tanto el fruto de los ajustes de costes realizados de un año para acá como de un aumento de los ingresos por venta, signo claro de que la actividad económica empieza a repuntar. Esa reactivación, además, empiezan a confirmarla los datos macroeconómicos. El miércoles, la siempre prudente Reserva Federal estadounidense, hablaba en su ‘libro beige’ de inicio de la recuperación de la economía norteamericana en junio y julio. El jueves se publicó el dato preliminar de aumento del PIB estadounidense, que aumentó el 2,4% interanual, un punto más que en el trimestre anterior y seis décimas por encima de lo previsto por los analistas. Simultáneamente se publicaron otros datos, como las solicitudes semanales de empleo y el índice de gerentes de compra de la Universidad de Chicago que fueron igualmente buenos y dispararon las Bolsas al alza. El Ibex entonces rompió con claridad y volumen de negocio el techo de los 7.000 puntos.

¿Qué viene a partir de ahora? Si no estuviéramos en agosto, sino tres meses atrás, la predicción sería muy fácil: un nuevo ‘rally’ alcista con objetivo en los 7.800 puntos que podría encontrar una resistencia menor en el nivel de los 7.200. Pero estamos en agosto, la mayor parte de los inversores se ha ido de vacaciones, cerrando previamente sus posiciones, y el dinero y el papel escasean en el mercado. En resumen, apenas hay negocio. En este contexto, las subidas son poco creíbles y menos sostenibles; las bajadas, tampoco. Por tanto, ¿qué es lo que viene?

El escenario más probable es que el Ibex oscile durante este mes en una banda comprendida entre los 7.000 y los 7.200 puntos. Podría, incluso, retroceder hasta los 6.800 puntos, pero no mucho más allá. Luego, al llegar septiembre y retornar los inversores y el dinero, las cosas cambiarían. Quizá haya una bajada inicial que sirva de trampolín para dar el salto camino de los 7.800 puntos, quizá no la haya. Pero el escenario es de una nueva fase alcista, que podría ir a más en intensidad y en el tiempo si los datos económicos y los resultados empresariales del tercer trimestre siguen confirmando la recuperación económica.

En ese escenario, que contemplan cada vez más analistas, no sería descabellado apostar por un cierre del año con el Ibex en el entorno de los 8.000-8.200 puntos. Puede parecer muy optimista, pero, en este caso, esta hipótesis, que también manejan cada vez más analistas, está basada en el análisis y la proyección de la situación actual; es decir, tiene una base real sobre la que sustentarse. Para aquellas personas que todavía no hayan vuelto a la Bolsa, a la espera de que termine de amainar el temporal, posiblemente ha llegado ya el momento de tomar decisiones de inversión porque lo que viene en los próximos meses puede ser espectacular.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco