Menú
Federico Jiménez Losantos

Casado, cerca de ser declarado 'persona non grata' en la Derecha

¿A qué juega el líder del PP? ¿A que lo declare Vox 'persona non grata' en la derecha española?

Federico Jiménez Losantos
¿A qué juega el líder del PP? ¿A que lo declare Vox 'persona non grata' en la derecha española?
El líder del PP, Pablo Casado | EFE

La Asamblea de Ceuta, por iniciativa de un pequeño partido considerado promarroquí y dirigido por Fátima Ahmed, que en las últimas elecciones generales obtuvo 814 votos y dos representantes, ha declarado, con el apoyo del PSOE (10.407 votos) y la abstención activa del PP (7.409) persona non grata a Santiago Abascal, presidente de Vox, que fue el partido vencedor en las últimas elecciones generales con 11.738 votos, haciéndose con el escaño que Ceuta aporta al Congreso de los diputados.

Los términos en los que Fátima Ahmed y sus aliados del PSOE y del PP insultaron a Abascal fueron propios del partido de la ETA o de los cómplices de Terra Lliure. De ahí que dos diputadas por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo (PP) e Inés Arrimadas (Cs) fueran las primeras en condenar una declaración típica de la izquierda comunista y el racismo separatista. A esas dos corrientes totalitarias se sumó Vivas, líder local del PP, en términos tan grotescos que deberían haber supuesto la expulsión inmediata del partido. Primero, por su condición totalitaria. Segundo, por despreciar al primer aliado de Gobierno del PP en toda España. Sin embargo, Casado, que dos días antes había respaldado, con razón, a Ignacio Camuñas en su argumentada condena a la Ley de Memoria Democrática, que miente descaradamente sobre la II República y la Guerra, no dijo una palabra. O sea, que ha apoyado a Vivas.

Los términos de la condena a Abascal

La cuestión de fondo es, siempre, la existencia de una quinta columna que trabaja para la anexión de Ceuta a Marruecos. Negarlo es negar el discurso marroquí desde siempre. La táctica de la quinta columna.

La dirigente de MDyC Fátima Hamed dijo que en Ceuta "no hay cabida para el odio y para el fascismo" que supuestamente defiende Vox, que Abascal visitó la ciudad para "sembrar el odio" y "echar porquería" para "romper la convivencia, poniendo en duda el sentimiento de españolidad de una gran parte de la población ceutí".

El portavoz de Vox, Carlos Verdejo, dijo que Abascal "llevaba razón en sus declaraciones", que MDyC "obedece al país vecino" y que Hamed es una "integrista peligrosa, un lobo con piel de cordero, con intereses perversos".

Verdejo pidió también al PP que "deje de ocultar la realidad de que en esta ciudad hay una quinta columna de Marruecos que fomentan con pactos y subvenciones".

Comprar la paz no es eterno. Al presidente de la asamblea Juan Vivas (PP) Hamed lo acusó de no llamar al orden, después de que Verdejo volviese a definir como "promarroquíes" a algunos diputados. El jueves, tras un llamamiento al orden por parte de la vicepresidenta primera de la Asamblea, Cristina Pérez (PSOE), el diputado socialista Juan Gutiérrez llamó "payaso" al de Vox. Gutiérrez fue sacado de la sala por varias diputadas socialistas mientras insistía en llamarlo "gilipollas" y "payaso".

Aunque en las elecciones generales de noviembre de 2019, Vox fue la formación más votada en Ceuta, con el 35% de los votos, por delante del PSOE y PP, con el 31% y 22%, en las autonómicas de mayo de ese año, el partido liderado por Abascal fue la tercera fuerza más votada con el 22% de los votos. El PP aún gobierna Ceuta, aunque el escaño nacional es de Vox.

Sin embargo, los asaltos de indocumentados desde Marruecos a Ceuta motivaron la visita de Casado, después de la de Abascal, para apoyar la españolidad de Ceuta. ¿Eso encaja con su alianza tácita con la promarroquí Ahmed y el PSOE contra Vox? ¿A qué juega el líder del PP?

¿A que lo declare Vox "persona non grata" en la derecha española?

La respuesta de Abascal y la indiferencia de Casado

Abascal acusó este viernes al Partido Popular de "colaborar en la campaña de demonización" contra su formación después de que los populares se abstuvieran en la votación de la Asamblea de Ceuta en la que se ha aprobado declararle "persona non grata": "El PP -ha dicho- colabora en la campaña de demonización de Vox. Una campaña que produce violencia contra nosotros, nuestros simpatizantes y nuestras familias". El líder de Vox también ha reclamado al PP que no pretenda "al mismo tiempo" pedir el apoyo de Vox a sus iniciativas en "varios parlamentos". "O una cosa o la otra. Las dos no van a poder ser".

Si uno compara la dureza indignada de Arrimadas y Cayetana en su condena a la complicidad del PP de Ceuta con Ahmed y el PSOE con la pachorra despectiva de Casado, que acaba de soplar las tres velitas de su tarta de cumpleaños al frente del PP y se recrea en el silencio, disfrutando la condena batasuna del único partido importante en la derecha con el que puede formar gobierno, llega a una triste conclusión: el PP ha entrado en una situación que es letal para él: la pájara satisfecha de las encuestas. Es evidente, sin embargo, que o el PP se toma en serio el pacto con Vox o Abascal puede ir dejándolo caer en ayuntamientos y autonomías sólo con su abstención. Y que la situación de golpismo acelerado declarada por Sanchinflas con la Ley de Memoria Democrática y otras atrocidades contra la Nación y la Constitución, le obligan a no hacerle a Abascal otra cosa que caricias y mimitos. Dirán que el grande es Casado y el pequeño Abascal. Pues precisamente por eso: el que más tiene que perder es el grande. Si es que queda algo de grandeza en episodios como el de Ceuta, tan mezquinos, absurdos y contradictorios.

En Ceuta, el PP no tiene a Ayuso, sino a Vivas. Pero su apoyo a Vivas perjudica a Bonilla, que también tiene a Marruecos en la frontera, y a Ayuso, que es, mal que le pese, el primer activo del PP. La verdad: no sé qué le cuesta más asimilar a Casado en su partido: la fuerza o la debilidad.

En España

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia