Menú
Federico Jiménez Losantos

Cuando la política es sólo propaganda

Federico Jiménez Losantos
0
Como el PSOE se ha convertido en una simple terminal del imperio mediático de Polanco, su política ha terminado por ser simple propaganda, que es también como, en el mejor estilo kominterniano, entiende la política el tinglado prisaico. En el demediado candidato Simancas, esa forma de hacer política que empieza y termina en los gabinetes de imagen, que cambia los proyectos por declaraciones y las leyes por titulares, está alcanzando niveles que serían artísticos si no resultaran grotescos.

Salir ahora con que quiere someterse a una sesión de investidura para la que, en teoría, no cuenta con los votos suficientes tiene tres interpretaciones posibles: 1) quiere montar un largo espectáculo de propaganda contra el PP hasta que cale en la opinión pública la idea de que estamos ante una especie de golpe de Estado inmobiliario y derechista para impedir gobernar al PSOE; 2) está dispuesto a aceptar los votos de los dos "traidores" que dice rechazar para, una vez investido presidente y después de unos cuantos meses para asentarse en el Poder y recuperarse en las encuestas, convocar elecciones; y 3) ha llegado a un acuerdo con los "rebeldes" y se disponen a escenificar la comedia del arrepentimiento, el retorno de los pródigos al seno de la izquierda y la celebración del triunfo del progresismo para solaz y contento del pueblo de Madrid.

En los tres escenarios posibles (habrá algunos más, porque la capacidad del PSOE para enredarse y enredarnos es infinita), o bien Simancas no cuenta con votos suficientes para salir investido y gobernar, por lo que pretende jugar a ser investido sin poder serlo, o bien ha conseguido el apoyo de los "despojos humanos" y quiere teatralizar el sórdido trámite de la recompra de los dos votos que le faltan. En cualquier caso, estamos ante una estafa a los ciudadanos, considerados como simples objetos pasivos de estrategias de propaganda. Y cuando la política es sólo propaganda, la propaganda se convierte en la única política. El resto es corrupción. O sea, la Izquierda.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD