Menú
Federico Jiménez Losantos

De la Verja de Gibraltar a la Milla de Melilla

Federico Jiménez Losantos
0
La política internacional nunca ha sido para la Izquierda una parte de la política nacional, su proyección natural y lógica. Como, siempre que se trate de España, carece de la idea de nación (si de trata de alguna de sus partes, especialmente catalana, vasca o gallega, entonces sí se pone nacional y hasta nacionalista), nunca ha defendido en serio sus intereses estratégicos. Naturalmente, como todos los Gobiernos del mundo, al llegar al Poder, lo intenta con mayor o peor fortuna en los intereses económicos que afectan a subvenciones sectoriales o empresariales, ya que están en juego su prestigio y sus votos. Pero como carece de una idea nacional, que supone defender unos principios morales que legitimen y proyecten España hacia fuera, lo habitual en los gobiernos de izquierda es que basen su política exterior de oposición en criterios ideológicos y de propaganda según los clásicos moldes soviéticos (antiamericanismo, anticapitalismo, complacencia con las dictaduras comunistas, tercermundismo, antiglobalización y desprecio total a las fronteras históricas, tanto en lo geográfico como en lo religioso o cultural).
 
Una vez llegados al Gobierno, lo corriente es que pasen de una primera etapa de doctrinarismo que prolonga sus eslóganes de Oposición a otra, una vez pagada la novatada, que se rige por el pragmatismo más ramplón (recuérdese la admiración de González por Deng Hsiao-Ping: “gato blanco o gato negro, lo que importa es que cace ratones”) en función de los réditos políticos y electorales que puedan obtener a corto plazo. De ahí la forma apresurada de negociar los términos de la incorporación a la UE y de aceptar hoy la Constitución de Giscard, sin tener en cuenta lo conseguido por el franquismo y UCD años atrás o por el PP más recientemente en el Tratado de Niza.
 
Lo primero que hizo el PSOE al llegar al Poder en 1982 fue abrir sin contrapartidas la verja de Gibraltar, con Morán abriendo en directo los telediarios para demostrar que con nuestra buena voluntad se iban a acabar los contenciosos absurdos mantenidos por la Derecha patriotera y cazurra. Ni que decir tiene que el resultado fue catastrófico y que, nada menos que veintidós años después, ni a las buenas con el PSOE ni a las menos buenas con el PP se ha conseguido nada. Salvo, claro está, hacerles la vida más fácil a los llanitos y proporcionarles un argumento económico sustancial para negarse a ser españoles, que es que viven de no serlo y prácticamente fuera de la ley.
 
El caso de Marruecos es todavía peor, por la gravedad de su triple amenaza: terrorista, migratoria y expansionista. Zapatero, aún en la Oposición, traicionó con desvergonzado oportunismo al Gobierno y a los intereses de España prestándose a las maniobras de González y Polanco para desgastar a Aznar. Ni en la crisis de los embajadores ni en la toma de Perejil, ambas provocaciones marroquíes, tuvo el Gobierno del PP el respaldo leal del PSOE, sino todo lo contrario. Tras llegar al poder gracias al atentado islamista cometido por marroquíes el 11-M, Zapatero no ha vacilado en cursar un viaje de buena voluntad sin contenido alguno a nuestro vecino del sur y secular enemigo. Ni una palabra se nos ha dicho sobre el control de la inmigración ilegal y el narcotráfico, estrechamente ligadas entre sí y ambas protegidas por el régimen alauí. Ni una palabra sobre la base social que la inmigración marroquí en España ha prestado y presta al terrorismo islámico que hace apenas un mes ha provocado la mayor masacre de nuestra historia. Ni servicios secretos, ni mezquitas, ni resistencia a aceptar la legalidad española (por ejemplo en los derechos de la mujer), ni manipulación de los inmigrantes por colectivos oficiosos como ATIME... Nada. Al menos, nada que sepamos y que nos permita tener alguna razonable esperanza.
 
Y, por supuesto, nada sobre la pretensión de anexionarse Ceuta, Melilla y las Canarias, así como la permanente política de desestabilización en las ciudades autónomas. Esta vez no se ha fotografiado Zapatero bajo un mapa del Gran Marruecos que incluya esos territorios españoles, como en su última excursión. Tampoco Chaves ha utilizado Canal Sur para hacer un referéndum andaluz sobre la independencia del Sahara, que, inevitablemente televisado a Maruecos, provocó la crisis penúltima. Eso hemos ganado. A cambio, la presidenta en funciones nos ha obsequiado con un desliz de lo más  significativo al decir que se trataba del “reencuentro de dos naciones separadas por unas pocas millas de agua”. Desconocíamos que Ceuta y Melilla ya no estaban separadas de Marruecos por un muro o una frontera, sino cercadas por mar. Nuestra duda es si se trata de un ardid de ingeniería marina o fluvial al servicio del expansionismo marroquí o de una indeseable e involuntaria consecuencia de la LOGSE, que acaba de inventar una nueva medida de longitud, la milla de Melilla, que mide cero pulgadas. Esperamos que sea lo segundo, por el bien de España e incluso de Zapatero, que ya ha dicho que a él nunca le pasaría algo como lo de Perejil. Eso tememos. Lo que le pase, si le pasa, será mucho peor.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD