Menú
Federico Jiménez Losantos

Dime de qué presumes y te diré de lo que careces

En la última semana hemos visto cómo ha atropellado descaradamente al Legislativo para manipular desvergonzadamente el Judicial

Federico Jiménez Losantos
0
La única estrategia real del Ejecutivo presidido por Zapatero es la propaganda. La única acción coherente de Gobierno, como pueden comprobar los católicos, los jueces y los pocos medios de comunicación críticos, es el agravio sistemático junto a la sistemática proclamación de inocencia. De los socialistas y sus aliados puede decirse lo que suelen aplicar a los argentinos los que no los aprecian demasiado: que no habría mejor negocio en el mundo que comprarlos por lo que valen y venderlos por lo que dicen que valen.
 
En plena erupción de fracasos, en medio de la grotesca catástrofe de su política exterior, enfangado en la claudicación ante los separatistas y entregado al extremismo ideológico y al sectarismo más atroz contra todo lo que signifique derecha y sociedad civil, el Gobierno del PSOE no ha tenido mejor ocurrencia que hacer público una especie de código ético de los gobernantes, lo que con terminacho economicista han llamado Código del Buen Gobierno del Gobierno, que, más que consonante, resulta cacofónico.
 
Los hechos, por desgracia, desmienten esos principios que en teoría piensan aplicar. Lo primero que debería hacer un buen Gobierno como Poder Ejecutivo es respetar a los otros dos poderes del Estado, pero en la última semana hemos visto cómo ha atropellado descaradamente al Legislativo para manipular desvergonzadamente el Judicial. También debería respetar a la sociedad civil y no hay día en que no avasalle, injurie, calumnie o agravie a los católicos, que son uno de los grupos mayoritarios de la sociedad española.
 
Lo de decir que no se debe hacer ostentación de Poder resulta particularmente grotesco cuando una simple secretaria de Estado como Leire Pajín tira de avión oficial para desembarcar pomposamente en cualquier esquina del Tercer Mundo; cuando una ministra recurre al avión oficial para llegar a una conferencia, como Magdalena Álvarez; o cuando otra ministra de cuota llama a un helicóptero de urgencias médicas para aliviarse una picadura de avispa, como Trujillo este verano. Eso, cuando no posan todas las ministras juntas a las puertas de La Moncloa para “Vogue”, con la sectaria y peripuesta Vicepresidenta al frente. Si lo del “Vogue” no es ostentación, ¿qué lo será?
 
Dos principios deben ser básicos en todo buen Gobierno, español o de cualquier otro país: gobernar para todos los ciudadanos, no favorecer a los enemigos internos o externos de la nación y no mentir en sus comunicados públicos. Pues bien, el Ejecutivo zapateril gobierna contra la media España que vota y se identifica con el PP; se rinde a todas las presiones de los separatistas de ERC o del partido hermano PSC, cuando no directamente ante Marruecos; y además de su sistemática negativa a investigar la masacre del 11M que tanto colaboró a que alcanzaran imprevistamente el Poder, no hay sino recordar la reciente campaña de calumnias contra la COPE para ver que no vacilan en mentir como bellacos, a medias con Polanco, para hundir a quienes piensan de forma distinta. O simplemente a quienes piensan, porque, contra lo que proclama esta Izquierda piafante y petulante tan adicta al autobombo, lo suyo no es pensar sino embestir. Para empezar, en vez de presumir de futuro Buen Gobierno podrían gobernar en el presente con un mínimo de sentido común. Pero es más fácil hacer propaganda que gobernar. Como reza el refrán: dime de qué presumes y te diré de lo que careces.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD