Menú
Federico Jiménez Losantos

El mar de la injusticia dorada

El primer terrorista suicida de Londres cumple a rajatabla el modelo de terrorista occidental: dos mercedes en el garaje de su casa, licenciatura superior, todos los caprichos, todo el afecto familiar, nacido en Leeds y ciudadano británico...

Federico Jiménez Losantos
0
Todo el artículo publicado por Zapatero en el Financial Times tras la masacre de Londres resultaba penoso. Pero había en especial un párrafo en la mejor tradición de la izquierda criminosa, “explicando” el terrorismo por un supuesto “mar de injusticia universal” que iba más allá de las idioteces habituales de la progresía multiculturalista. Era una forma de insultar a los muertos y, además, a los pobres, porque no todos los que viven bajo la injusticia se dedican a masacrar a la gente que va en Metro o en autobús.
 
Por otra parte, los terroristas de todo el mundo nunca suelen ser pobres sino pequeños burgueses acomodados y radicalizados, con un desprecio total por los trabajadores, a los que no vacilan en matar para “salvarlos” de la explotación burguesa. Desde Lenin y Trotski hasta Pol Pot y Abimael Guzmán, la historia del comunismo, el más letal de los terrorismos a lo largo de la historia, es una epopeya de universitarios, criminales y vagos. Proletarios, pocos, por no decir ninguno. En cuanto al terrorismo islámico actual, la mejor explicación es la vida del multimillonario Ben Laden, de una de las familias más ricas del régimen saudí cuya brutalidad doctrinal corre pareja con su vida de lujo.
 
El primer terrorista suicida de Londres cumple a rajatabla el modelo de terrorista occidental: dos mercedes en el garaje de su casa, buena educación, licenciatura superior, todos los caprichos, todo el afecto familiar, nacido en Leeds y ciudadano británico... ¿de qué injusticia había sido objeto Shehzad Tanweer a lo largo de su existencia, de qué humillaciones le habían hecho objeto sus conciudadanos británicos? ¿Qué miserias materiales y morales le llevaron a matar a la gente de esa manera?
 
La respuesta es bien sencilla: ninguna. Lo hizo porque hay musulmanes infames capaces de convencer a jóvenes de que mueran masacrando inocentes para ganar el Paraíso y porque hay jóvenes infames de esa religión que encuentran en ella excusa para el crimen o argumentos para no suicidarse solos, sino llevándose a muchos por delante y siendo importantes a sus propios ojos. Luego está la responsabilidad, es decir, la irresponsabilidad de los que en vez de perseguir el terrorismo lo justifican por ese mar de injusticia dorada, confortable, acomodadísima. Esa donde prosperan los fanáticos a la sombra de los imbéciles.

Director de Es la Mañana de Federico.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD