Menú
Federico Jiménez Losantos

El sempiterno bloqueo del verdugo pordiosero

Federico Jiménez Losantos
0
Castro va a celebrar las navidades a su modo: con una campaña de publicidad miserabilista fundada en el terror de la población y con sablazo financiero en lontananza. Hace décadas que los imbéciles del mundo le corean la misma táctica: alarde de represión interior, ataque a bombo y platillo contra los USA y el exilio, chantaje económico internacional, recaudación del impuesto revolucionario, ligera apertura doméstica y... hasta la próxima hazaña represiva. Así, cuarenta años.

Ya podemos prepararnos para la habitual campaña conmovedora del rebaño periodístico estabulado en la Isla. Ahora, en vez de contarnos lo bien que va el turismo y cómo las inversiones garantizan una prosperidad fantástica para los niños cubanos, "los más felices del mundo", nos harán llorar con imágenes de umbríos portales y platos desiertos, ojos muy blancos de niños muy negros y un surtido repertorio de cochambre social y urbana. O sea, el socialismo salvaje, que es el único socialismo real. Pero tras las imágenes al estilo etíope, vendrá la izquierda millonaria -Carlos Fuentes y demás familia- a denunciar el increíble egoísmo de unas empresas -norteamericanas, faltaría más- que se niegan a pagar impuestos al pobrecito gobierno revolucionario, bloqueado y cercado por el imperialismo inmisericorde, que se resiste a admitir su histórica derrota a manos del régimen castrista.

Siempre detrás de la izquierda, llegará entonces el turno de los clérigos despistados, que alertarán a los gobernantes conservadores sobre lo incoherente de celebrar la Navidad castigando a un pueblo al hambre y a la incomunicación familiar. Y si todo va como suele, a lo mejor no pagan los empresarios de telecomunicaciones, pero van los gobiernos europeos y le perdonan a Fidel Castro la mitad de la deuda internacional. Por supuesto, los cubanos del exilio seguirán pagando la miserable superviivencia de sus familiares, pero si alguien denuncia la maldad de Castro, irá a la cárcel. Y ya tiene Fraga tarea para el próximo viaje al prostíbulo habanero

Después de los alardes de identificación con sus ahijados etarras por parte del castrismo, es de esperar que el Gobierno español no haga el papelón habitual ante este siniestro verdugo pordiosero, el único y verdadero embargo histórico, el sempiterno bloqueo que padece Cuba. Bloqueo político, bloqueo económico y hasta bloqueo telefónico. Once millones de rehenes en manos de un criminal con espolones, que no duda en sacrificar lo que haga falta para seguir en el Poder hasta el final.

Una tradición dudosamente piadosa de la época franquista popularizó el eslógan: " Por Navidad, siente un pobre a su mesa". Este "pobre" de las barbas tiene cuenta multimillonaria en Suiza, aunque cultive la mendicidad maltratando a la gente que dice proteger. Y ni siquiera en los años oscuros de nuestra dictadura se admitía. por caridad, que el mendigo llevara las manos manchadas de sangre. Este las lleva. Y además se suele limpiar con el mantel.

En Opinión