Menú
Federico Jiménez Losantos

El timo de las querellas en estudio

Federico Jiménez Losantos
0
¿En qué se parecen los dirigentes del PP y los inquilinos de “Hotel Glam”? En que todos dicen que están estudiando querellas en defensa de su honor pero nunca las presentan. ¿En qué se parecen los dirigentes del PSOE y los invitados de “Salsa Rosa”? En que todos tienen a sus abogados estudiando la interposición de demandas y querellas en defensa de su buen nombre pero nunca acaban de estudiarlas y jamás las interponen. ¿En qué se parecen los dirigentes del PP y del PSOE? En que ninguno acaba por presentar las querellas que anuncian. ¿En qué más? En que ninguno se atreve a presentar querellas contra Polanco y todos lo favorecen como y cuanto pueden, por más que la SER los insulte, los zahiera, los injurie, los difame y los arrastre por el fango.

Hasta ahora, la SER y el PSOE, el PSOE y la SER, han acusado ante toda España al PP de provocar la defección de Tamayo y Sáez a través de intereses urbanísticos ligados íntimamente a los de este partido o partida de todas las corrupciones. Los implicados han anunciado que sus abogados estaban estudiando distintas querellas y demandas contra los que vienen acusándolos de ladrones, golpistas, amigos de lo ajeno y enemigos de la democracia. Pero, por supuesto, nunca han presentado ninguna. Durante la guerra de Irak tuvieron los vándalos liberticidas que asaltar doscientas sedes del PP para que este partido de todos los complejos hiciera ademán de defenderse. Sólo tras muchas denuncias de los pocos medios de comunicación que no están en guerra contra la derecha se animaron los prebostes del PP al juzgado de guardia. Pero con tan poca convicción como escaso denuedo. Uno de estos años tal vez se vea su causa, pero si la archivan, el primer aliviado será el PP. Ni cree en sí mismo ni en la Justicia. Así le va.

En cuanto al PSOE, si tuviera la menor prueba de la corrupción de Tamayo y Sáez, ya lo habría denunciado en su Fiscalía Anticorrupción. Es más: si Villarejo (de los Jiménez Villarejo de toda la vida, que dan lustre a la política y la judicatura felipistas) tuviera el menor conato de atisbo de prueba circunstancial, estaría ya quemando en la pira mediática a los giles de turno y a los gilís de oficio. A diferencia de la derecha, lo que hace la izquierda en España es recurrir a los jueces para amparar su corrupción, justo lo contrario de lo que hace el PP, que no es capaz de acudir a los tribunales ni siquiera para defender su inocencia. Por lo menos de los personajes de “Hotel Glam” consta que cobran. De los Tamayo y compañía, ni eso. Pero ahí siguen unos y otros, políticos y pendones, estudiando querellas para mañana, aseguran... para lo mismo asegurar mañana.

En Opinión