Menú
Federico Jiménez Losantos

El 'vis a vis' de Ábalos y Delcy de la Pasta o España, capital Caracas

Ábalos, hasta hace poco era el sanchismo con rostro humano, ha caído en una de esas trampas que alguien con su experiencia en el PSOE debería evitar.

Federico Jiménez Losantos
Ábalos, hasta hace poco era el sanchismo con rostro humano, ha caído en una de esas trampas que alguien con su experiencia en el PSOE debería evitar.
EFE

No es fácil recapitular el cúmulo de mentiras, trolas y embustes del ministro de lo que antaño fue Fomento y ahora fomenta el tráfico ilegal de criminales contra los derechos humanos que busca la justicia internacional. Ábalos, que hasta hace pocos meses era el sanchismo con rostro humano, ha caído en una de esas trampas que alguien que presume de experiencia en el PSOE debería evitar, si no tender a los peores enemigos, que suelen ser los compañeros de partido. Decía Adenauer que existen los enemigos, los enemigos mortales y los más más mortales aún, que son los compañeros de partido. Adenauer nunca estuvo en un gobierno con comunistas: si algo hay más peligroso que un compañero de partido es un compañero de Gobierno. La duda es si la trampa a Ábalos se la han tendido los faisanejos de Interior o los garzonejos de Justicia, los dos bandos de las cloacas que pelean en las alcantarillas de esta coalición de Poder totalitaria y zarrapastrosa. Que ha caído como un pardillo es evidente. Que no sabe caer lo demuestra su frase: "A mí no me echa nadie". Más secretos financieros tenían otros y cayeron.

Muchas versiones y todas falsas

Cuando se filtró que la delincuente internacional Delcy Rodríguez, que tiene prohibido sobrevolar suelo español y de cualquier país de la UE por gravísimas violaciones de los derechos humanos, había aterrizado en Madrid y se había entrevistado con Ábalos, el ministro negó haber ido al aeropuerto. Cuando empezaron a salir datos y detalles del encuentro, dijo que sí había ido al aeropuerto pero que no la había visto. Cuando se supo que se habían visto, dijo que se habían visto pero no encontrado. Cuando se volvió a saber que sí se habían encontrado, dijo que sólo la había saludado dentro del avión en que visitó, a las tres y media de la mañana, a su amigo el ministro de Turismo de la narcodictadura venezolana que venía a Fitur.

Cuando se empezaron a contar los minutos que duró la entrevista con Delcy y no con el grotesco ministrejo bolivariano, dizque amigo de Ábalos, el ministro de lo que siempre se llamó Fomento y que tal vez ahora sea Ministerio de la lucha contra el déficit de caja del PSOE aclaró que sólo fueron dos minutos, para saludarla y recordarla que no bajara del avión, porque "lamentablemente, no podía pisar suelo español". Lo de calificar de "lamentable" una orden de captura internacional por gravísimos delitos contra los derechos humanos, muestra el estado de inquietud de Ábalos.

Pero no paró ahí el desgaste de su sistema nervioso. Otra filtración calculó en media hora la entrevista. Otra, en una hora. Y una tercera añadió media más a ese encuentro en la cumbre de la delincuencia internacional. Y al llegar a la hora y media, Ábalos decidió que Sánchez cronometrara el encuentro. Ya no había forma de disimular esa reunión que, según Ábalos, nunca tuvo lugar porque él nunca fue a Barajas; luego, que fue pero no la vio; luego, que la vio pero no se encontró con ella, luego que sí se encontró pero un momento; luego, que sólo el tiempo justo para amenazarla, por indicación del ministro del Interior.

Sale el Mentiroso Mayor del Reino

Y llegados a Marlaska y recordando el caso Faisán, Ábalos decide que el que le mandó a Barajas diera la cara. Y va Sánchez y dice que el gran Ábalos ha evitado un grave incidente diplomático, porque la Delcy quería bajar del avión, pisar suelo español, algo prohibido, e iba a liarse un follón. Por si confesar su negativa a detener a la delincuente internacional fuera poco, Sánchez elogió a Ábalos por sacrificarse de madrugada hasta convencer a la Número dos de Maduro de no meterse y no meternos en líos.

Iban diez versiones, rigurosamente contradictorias e indudablemente falsas, sobre el vis a vis de Delcy con Ábalos, cuando el valenciano, harto ya, sacó pecho y filtró o alguien filtró que había tenido que ir a Barajas porque la delictiva y delictuosa Delcy "había exigido que fuera alguien del PSOE". Y ahí pasamos a otra dimensión. Malo es que una delincuente de la banda de Maduro no sea detenida cuando su imprudencia le ha llevado a aterrizar en terreno donde rige una orden de captura contra ella. Muy malo, que, para evitarlo, llame a alguien del Gobierno, en principio uno de tres ministros: Interior, Justicia y Exteriores. Y muchísimo peor que llame a un representante de uno de los dos partidos de Gobierno, justo el que hasta ahora no estaba acusado de financiación ilegal por el régimen de Caracas.

En ese momento, la interpretación de la trampa letal contra Ábalos dejó de achacarse a los faisanejos de Marlaska y se empezó a atribuirla a los garzonejos podemitas, enemistados desde siempre con Marlaska y con Ábalos. Sería el primer episodio de la guerra entre los dos gobiernos que auguró el propio Sánchez si metía en su Ejecutivo ministros de Podemos. Los ha metido; y he aquí el primer caso en que, sin querer, dijo la verdad. Si el sector sociata repicó en sus televisiones la operación de Bolivia, que delataba la financiación de Podemos, éstos respondían mostrando, tras los 35 millones pillados a Morodo y el Gobierno de Zapatero, que también el PSOE se ha financiado por la misma narcodictadura. O sea, que cuidadito.

¿Por qué o por cuánto tiene Caracas pillado al PSOE?

El cúmulo de mentiras en que se ha pillado a Ábalos recuerda la situación del Gobierno del PP cuando la masacre del 11M de 2004, que, vista en perspectiva, fue el nacimiento del zapaterismo, hoy sanchismo, y el jaque mate al régimen constitucional. Zaplana confesó que "siempre fueron por detrás de los acontecimientos", como Pulgarcito detrás de las miguitas. Con la diferencia de que las miguitas no las ponía Pulgarcito sino los lobos de las cloacas que sembraron de pruebas falsas el sumario y, acosando las sedes del PP, cambiaron el signo electoral, que era adverso tres días antes.

Es difícil resistirse a la interpretación de la trampa contra Ábalos, porque le fueron llevando con engaños a engañarse a sí mismo y tratar de engañar a los demás, pero marlaskejos o garzonejos fueron filtrando datos que desmentían cada mentira, hasta que, desesperado, llamó a Sánchez y a éste se le ocurrió una jaimitada divertida para la Oposición y que al PSOE le hará poca gracia. Es evidente que Caracas es la verdadera capital de la España oficial o gubernamental, la de los socialistas y comunistas. Lo que no sabemos es el capital que ha invertido en comprarlos. Vendidos, están.

Director de Es la Mañana de Federico.

En España

    Servicios