Menú

La mona Laia, antecesora del 'Homo Trespercentsis'

Los sabios fueron sorprendidos por una pregunta que es, en realidad, LA pregunta en la Cataluña actual: cómo diferenciar a Cataluña de España.

Pujol tras el registro y los huesos de Laia | EFE

La página web de TV3, conocida por sus enemigos como TV3%, ha logrado concitar la curiosidad de la Cataluña ilustrada con esta noticia: "Laia, una catalana de 11,6 millones de años, revoluciona la teoría de la evolución". Lo cierto es que esta semana había sufrido una caída brutal el censo político de la población de Cataluña, ya que según la nueva presidenta del Parlamento autonómico, Carmen Forcadell, habría que amputar de la ciudadanía catalana a los votantes del PP y Ciudadanos, incluso a algunos del PSC y de Podemos, que no son realmente catalanes sino enemigos de Cataluña, como parte del Enemigo con mayúsculas, el infame Estado Español. Sin embargo, esa baja, importante cuantitativamente -más de la mitad de los votantes- de la gentecilla obtusa que en las recientes elecciones no respaldó a los separatistas, ha sido más que compensada por una aportación cualitativa que la supera con creces y archicreces.

Porque, atención Planeta Tierra, ha aparecido algo más que un ser, un ente, un algo. Ha aparecido una catalana anterior a Montserrat y a la Moreneta, que a su lado es sólo una pubilla oscurita. Resulta que unos científicos catalanes descubrieron en un vertedero a una mona antiquísima, a la que, puestos a bautizar, llamaron "Laia". Normal. En Teruel apareció hace algunos años un dinosaurio rarísimo que, en honor al río local, se llama Turiosaurio. Pero la Ciencia, como ya vieron Stalin y Zhdanov, es una rama poco imaginativa de la Política, sin conciencia de clase y ayuna de sensibilidad nacional. Así que en la rueda de prensa en que los sabios presumían del hallazgo de la homínida fueron sorprendidos por una pregunta que es, en realidad, LA pregunta en la Cataluña actual: cómo diferenciar a Cataluña de España. Unos periodistas plantearon el problema en su raíz: si "Laia" demuestra que catalanes y españoles "proceden de monos diferentes". Increíblemente, los científicos lo tomaron a broma. Habrán nacido en Cataluña, sí, pero no son catalanes.

Los restos de Laia | EFE

La "articulatio mangantis" de Laia

Como ha demostrado Francisco Caja en dos tomos, dos, el racismo está en la base del nacionalismo catalán. Aderezado con xenofobia y con un toque de filología, pero racismo al fin. Sin embargo, el Doctor Robert, cuyo gigantesco homenaje en piedra fue retirado del lugar que merece, enfrente de la Universidad Central y como contrapeso nacional al burdo cientifismo, se limitó a medir cráneos para demostrar la diferencia, léase superioridad, de la raza catalana sobre la española, que ni es raza ni es nada. El hallazgo de "Laia" muestra la superioridad de los catalanes no sólo sobre el resto de los humanos sino de los divinos, de ahí el fatal ostracismo de la Moreneta.

Porque Pliobates catalonia, nombre científico de "Laia", será una mona de cuatro o cinco quilos, una giboncilla de poco fuste anatómico, pero tiene 11 millones y medio de años de antigüedad. Y eso la coloca por encima de la propia humanidad, a la que precede en varios millones de años. Los vascos presumían, antes de "Laia", de que el euskera era el idioma de Adán y Eva –la euskoculebra fue rescatada de la mitología sabiniana por la ETA- pero eso son moderneces humanoides con ínfulas filológicas. Nimiedades, si se comparan con el honor de adelantarse, como catalana o como Cataluña, a la especie humana. En realidad, los periodistas del Prusés o prusedistas que preguntaron a los paleontólogos si españoles y catalanes descendemos de monos diferentes no erraban al creer lo que, por sátira analfabeta de Darwin, ilustra las botellas de Anís del Mono, sino que minusvaloraban gravemente la importancia de "Laia", que coloca lo catalán en un áureo lugar situado entre monidad y humanidad, simiez y humanez.

Habrá gente –ya estoy viendo a Boadella- que tomará a broma esta noticia. No faltarán los que vean en la pregunta la prueba indiscutible de la degeneración totalitaria que vive Cataluña en general y sus periodistas en particular. Pues bien, yo creo que hay un hecho que prueba lo que, más que catalán, podemos llamar, patriotismo estructural de "Laia", algo que no sólo la convierte en Madre de la Humanidad, por encima de Mamá Lucy, al cabo una africana jovencita, sino en la bisabuela de Convergencia y el 3%.

Resulta que lo más significativo de la ancestral mona catalana es que su cúbito y su radio, o sea, su antebrazo, presentan una articulación con la muñeca mucho más desarrollada que la de sus predecesores simiescos. ¿Y no es esa agilidad a la hora de poner la mano donde hay que ponerla y de retirarla con el fruto apetecido cuando hay que retirarla, lo que caracteriza al llamado catalanismo político, lo que supera formas harto más vulgares del latrocinio, como la tangente italiana o la mordida mejicana? ¿Y sería posible esa superioridad de la articulatio mangantis, aceptada por todos los Gobiernos descendientes de los monos españoles en los últimos 35 años, sin la herencia antropológica, el ADN, la capacidad de poner la mano que vienen de "Laia" y desembocan en lo que, según yacimientos ampliamente documentados, podemos y debemos llamar "Homo Trespercentensis"?

El futuro de 'Laia' en los símbolos nacionalistas

Pero no todos los humanos han sido capaces de adaptarse a la cultura del Tres por Ciento, de sentirse parte de esa forma de ser mono de mangui, y no es lo mismo la articulatio mangantis que la articulatio charneguensis. La Ciencia debe ahora centrarse en el examen (nivel L de Laia + nivel C de Catalán: I+D+I+L+C) de esa "voluntad de ser" descendientes legítimos de "Laia", sabia pero, ay, interesada imitación del don procedente de la simia más egregia de la prehumanidad, la poshumanidad y la protocatalanidad.

Antes del 9N, la verdad, veo difícil incluir a "Laia" en la letra de Els Segadors. La Creación Nacional lleva su tiempo. Pero, al menos, en estas Navidades Soberanas, el Barça podría hacer un esfuerzo de divulgación. Ya me parece estar oyéndolo: Tot el camp es un clam: Laia, Laia, Laiááá!"

En España

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation