Menú
Federico Jiménez Losantos

Leoncitos con Bush, ratitas con Mojamé

la España doliente de ayer, ha tenido que tropezarse hoy, cuando mejor le iba, con la secular

Federico Jiménez Losantos
0
Lo peor que se puede decir de Bernardino León, secretario de Estado de Asuntos Exteriores, es que está a la altura de su ministro, el incomparable, inconmensurable y exorbitante Moratinos. No es de extrañar que uno haya elegido al otro ni que el otro se haya encontrado con el uno. No puede sorprender que el abogado de Arafat se haya sentido paternalmente atraído por el abogadillo de Fidel Castro. Son tal para cual.
 
Tampoco puede, pues, sorprendernos que después de que Moratinos respondiera a las revelaciones de García Abadillo sobre la más que aparente complicidad de Marruecos en el después y en el antes del 11-M diciendo que teníamos que mantener el diálogo con el régimen alauí, salga su segundo casi amenazando a los empresarios españoles para que inviertan en Marruecos "especialmente después del 11-M", es decir, dándonos a entender, porque Bernardino no es muy sutil, que si Mojamé no recibe dinero español podríamos padecer otra masacre. O lo que es lo mismo, que también el fámulo de Desatinos cree que Marruecos pudo estar detrás del 11-M, aunque el que luego se pusiera delante del árbol caído y se apresurase a recoger las nueces fuera el PSOE.
 
Solo la inepcia, la incompetencia y un sectarismo ideológico que raya con lo suicida puede explicar que toda la fiereza de leones que exhibimos ante los Estados Unidos de Bush se convierta en medrosidad de ratitas cuando nos referimos al Marruecos de Mohamed VI. Hay una diferencia esencial entre ambos: Bush nos defendía de Mojamé y Mojamé nunca tendrá que defendernos de Bush. Las consecuencias naturales, en lo ideológico, lo político y lo moral, de esa constatable y constatada diferencia puede sacarlas cualquiera. Cualquiera menos un simpatizante de la dictadura castrista, claro, que está patológicamente incapacitado para defender los intereses de España dentro de Occidente y que, por el contrario hará lo posible para llevar a España a la mísera condición magrebí o caribeña que tanto excita, atrae y subyuga a la diplomacia de ZP. "La de los tristes destinos", o sea, la España doliente de ayer, ha tenido que tropezarse hoy, cuando mejor le iba, con la secular "venganza del moro" y los sones discordantes, a veces horrísonos, de ZP y Los Desatinos. Con Bernardino a la batería, digo al bombo.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD