Menú
Federico Jiménez Losantos

Méndez, al nivel de Zapatero

Federico Jiménez Losantos
0
No es el fracaso de una central sindical, aunque lo es, ni la deslegitimación de un líder, aunque también lo sea; es, sobre todo, el descalabro de una política que comparten Zapatero y Méndez o viceversa y que se muestra, por citar sólo tres casos extremados y extremosos, en la oposición demagógica al Plan Hidrológico, en la oposición irracional a la Ley de Extranjería y en la oposición disparatada a la modestísima reforma laboral y de pensiones. En la opinión pública ha calado la vehemente sospecha, por no decir la convicción, de que esta política de oposición frontal a todo lo que sea o suene a gubernamental ha sido una decisión de gabinete del PSOE , puramente política, para hacerse "perdonar" lo único sensato que ha hecho hasta ahora: firmar el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo.

Si Zapatero aparece cada vez más empequeñecido como dirigente de un partido por el que realmente está siendo dirigido y hasta zarandeado, Méndez ha quedado en evidencia de una forma absolutamente escandalosa, hasta el punto de comprometer seriamente la credibilidad de UGT por mucho tiempo. No es porque Chavero dimita, no, sino por las razones que ha hecho públicas para justificar esa dimisión, que están llenas de sentido común y que suponen una descalificación frontal de la política de confrontación que inauguró Méndez a bombo y platillo llamando a la huelga general contra el Gobierno. Parecía imposible que tras la experiencia sindical de los últimos años se pudiera caer en el error de la politización partidista, pero ya se sabe que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.

Y Méndez, a fuer de político, es indudablemente humano, muy humano, incluso demasiado humano. O sea, bastante animal.

En Opinión