Menú

No, Mariano: "tranquilos", no. Te juegas España a la Lotería

No podemos estar tranquilos, ni apoyar al presidente del Gobierno, cuando vemos a Mariano Rajoy jugar a la ruleta rusa de unas elecciones regionales.

Federico Jiménez Losantos
Mariano Rajoy, anunciando las medidas del 155 | Diego Crespo

El Grupo Libertad Digital ha brindado al presidente del Gobierno todo nuestro apoyo para que con la Ley en la mano, con todas las fuerzas armadas del Estado y con la fuerza de la Nación, que nos sostiene a todos, combatiera la rebelión separatista en Cataluña y la aplastara. A lo que no tiene derecho Mariano Rajoy es a decirnos que "estemos tranquilos", porque todas las veces que lo ha dicho desde que es presidente, hace más de seis años, no ha hecho nada, absolutamente nada, empecinadamente nada, tranquilamente nada, para evitar que pasara lo que dijo que no iba a pasar y ha pasado, para que no sucediera lo que no iba a suceder y que, sin embargo, con total tranquilidad para los golpistas, finalmente ha sucedido.

Un Golpe de Estado financiado por el Gobierno

Sinceramente, me hubiera gustado creer al presidente del Gobierno cuando, en el Senado, dijo "que todos los españoles y todos los catalanes estén tranquilos, porque las cosas van a hacerse bien". Pero no puedo creer a Mariano Rajoy mientras no reconozca que todo lo que él, personalmente él, obstinadamente él, ha hecho hasta ahora con respecto al separatismo catalán ha estado rematadamente mal, absurdamente mal, estúpidamente mal. Si hubiera estado bien, no tendría ahora que pedirnos tranquilidad.

Pero ningún ciudadano mínimamente pensante y medianamente decente, especies ambas desconocidas en un Gobierno cuyo ministro de Educación ha dicho a los pies de la ERC que "no hay ningún problema educativo en Cataluña", puede estar tranquilo tras ver al Gobierno de Rajoy decirnos desde hace seis años, cuando se le alertaba por todos los pasos que desde hace cinco años ha dado el separatismo catalán, que "la economía es lo único importante", que el "problema territorial" (así llaman los lerdos a la crisis nacional) se arreglaba con "diálogo y más diálogo", y que él, sólo él, astutamente él, jabatamente él, impediría "la independencia de Cataluña o de ninguna otra parte de España".

No podemos estar tranquilos, como ha pedido el presidente del Gobierno, porque Mariano Rajoy ha sido el que ha financiado desde hace cinco años el separatismo catalán a través del FLA, el que ha evitado que la Fiscalía persiguiera a los golpistas y el que, con su apresurada convocatoria de elecciones autonómicas sin ninguna garantía democrática, ha decidido, por sí y ante sí, aunque arrejuntado con Cs y el plurinacional PSOE, que las urnas son la respuesta a un golpe de Estado, que unas elecciones en una región en la que, según sus propias palabras, no hay democracia, pueden decidir el futuro de Cataluña y, en muy poco tiempo, el de España.

La soberanía no se juega en las urnas

No, no podemos estar tranquilos, como ha pedido el Presidente del Gobierno, al que queremos apoyar, porque desconocemos si Mariano Rajoy es consciente de la gravedad de esa delegación de responsabilidad que es suya, personal e intransferible, desde que juró guardar y hacer guardar la Constitución, en unos pobres ciudadanos, los de Cataluña que, según dice el propio PP, carecen de libertad, viven aterrorizados por grupos violentos que campan a sus anchas, cuando no protegidos por una policía regional abiertamente golpista y sobrecogidos ante unos medios de comunicación que, también con dinero de todos los españoles, son simples máquinas de producir odio a España, a todo lo español y a todo lo catalán que se siga sintiendo español, pese a esta sucesión de Gobiernos que sólo de forma calumniosa podemos llamar de España.

No podemos estar tranquilos, ojalá pudiéramos, salvo que renunciemos a todos los recursos, muchos o pocos, que la inteligencia nos concede, cuando vemos que el presidente del Gobierno, tras haberse escondido sucesivamente en la economía, en el diálogo con CiU, ERC y el PNV, en los jueces y los fiscales y en el consenso invertebrado con una Oposición desnortada, al llegar el momento de imponer la fuerza de la legalidad y la legitimidad frente a la fuerza golpista de la ilegalidad y la ilegitimidad, se esconde en las urnas, sometiendo de hecho a plebiscito, por sus fechas a mera lotería, nada menos que la soberanía nacional española.

No, no podemos estar tranquilos, ni apoyar -como quisiéramos- al presidente del Gobierno, cuando vemos a Mariano Rajoy jugar a la ruleta rusa de unas elecciones regionales lo que, política y legalmente, sólo puede ser interpretado como la admisión a trámite de la disolución de España si sus "nacionalidades y regiones" así lo deciden. Todo, para que el tranquilo Rajoy siga tranquilo como hasta ahora, como siempre, a costa de España.

Tal vez podríamos estar tranquilos si el presidente del Gobierno que nos pide tranquilidad no fuera Mariano Rajoy, que ha vendido, por no decir regalado, la soberanía nacional, sobre la que descansa la continuidad de la Nación, la fortaleza del Estado y la paz civil de todos los españoles, a cambio de su tranquilidad personal por un par de meses, el tiempo de llegar al sorteo de la Lotería nacional. Se quedaría más tranquilo, definitivamente tranquilo, dimitiendo, aunque de hecho, ya haya dimitido, sin que sepamos cuándo aunque empecemos a sospechar por qué. El Gordo ya le ha tocado al separatismo catalán. Los españoles, abandonados por nuestros representantes políticos, apenas podemos aspirar a la pedrea.

En España

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation