Menú
Federico Jiménez Losantos

Preguntas para Jáuregui... y Zapatero

Federico Jiménez Losantos
0
Tras la definitiva dimisión de Nicolás Redondo, el político que aparece como responsable de lo hecho y de lo por hacer, es decir, de la alternativa en la Secretaría General es, al fondo, Rodríguez Zapatero, pero en primer plano Ramón Jáuregui, presidente de esa Gestora que lo único que ha gestionado es la eliminación del secretario general del PSE-EE. Y mientras Patxi López llega o no a sustituir al que era su amigo y correligionario en Vizcaya, Ramón Jáuregui va a verse obligado a responder una y otra vez a tres preguntas. Quizá más, pero al menos tres.

La primera se refiere al “respeto a las ideas de Redondo Terreros” que Jáuregui ha proclamado y ha pedido, tanto en el PSE como en el conjunto del PSOE. ¿Si tanto respeto merecen las ideas de Redondo, por qué se le ha echado de la secretaría general? ¿Alguien mejor que Redondo Terreros para defender las ideas que desde hace cuatro años viene defendiendo?

La segunda se deriva de la anterior: ¿si, según Jáuregui, “el debate es de ideas y no de personas”, por qué en la práctica no se ha dudado en aceptar en la Ponencia llamada de síntesis todas las ideas de Redondo, aunque añadiendo otras totalmente contradictorias con las que hasta ahora venía defendiendo el PSE-EE? Y otra vez se impone la reflexión anterior: ¿por qué, en cambio, se ha vetado cualquier posibilidad de que las ideas fueran defendidas por la persona que las tiene?

En fin, hay una tercera pregunta que cualquiera puede hacerse en voz alta y también hacérsela personalmente a Ramón Jáuregui: ¿qué garantías puede haber de que se van a mantener las ideas que ahora se proclaman? Si ha habido una cacería de Ferraz y PRISA contra Redondo y sus ideas, ¿por qué dudar de que, en cuanto se nombre a otro, hará lo contrario de lo que ahora se dice y el PSE-EE se entregará incondicionalmente al PNV?

Al fondo de estas tres preguntas a Jáuregui, se perfila una todavía más seria, reservada a Rodríguez Zapatero si todavía puede contestarla como Secretario General de su partido: ¿será capaz el PSOE de respaldar ese referéndum de autodeterminación que pretende el PNV (que aceptaba Eguiguren en la ponencia que abrió la crisis saldada con la eliminación de Redondo) y que supondría la ruptura de la legalidad constitucional, la suspensión automática de la autonomía en el País Vasco y la apertura de un conflicto de magnitud y gravedad impredecibles? Dicho de otro modo: ¿está todavía el PSOE en el bando constitucional español o ya se ha pasado al de los enemigos de España y de la Constitución?

El mero hecho de poder plantear estas preguntas tiene ya casi tanta gravedad como las respuestas. Acaso más. Del enemigo no se duda. Lo peor es tener fundadas dudas sobre el aliado fundamental.

© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.

  

En Opinión