Menú
Federico Jiménez Losantos

¡Qué cara tiene este Eguiguren!

Federico Jiménez Losantos
0
El dirigente del sector del PSE incondicionalmente sumiso al nacionalismo vasco, Jesús Eguiguren, está llevando su propaganda esquizofrénica a límites peligrosos para la salud mental de los militantes socialistas y no digamos para sus electores, que tendrán que optar entre el PP o la abstención, sin descartar el exilio. Su coartada para traicionar la alianza con el PP en defensa de la Constitución y el Estatuto y echarse en brazos del PNV la basa Eguiguren en una supuesta “equidistancia” entre Aznar y Arzallus, entre el nacionalismo vasco excluyente, terrorista o filoterrorista y algo así como un nacionalismo español que, según su calculado delirio, sería tan intransigente como el vasco. Eguiguren se situaría así en el medio de dos extremos, pero, oh sorpresa, para pactar con uno de ellos, el nacionalismo vasco, que es el que mata, amenaza y margina a los socialistas... y a los populares, por su común condición de partidos españoles..

Por eso es difícil, con la excusa de un fantasma inventado, negar una realidad tan terca y monstruosa como la de Zumárraga. El alarde criminal de encerrar a los socialistas en su sede y rociarlos con pintura, sugiriendo que hubiera podido ser gasolina, revela que la política nacionalista de exterminio es declaradamente genocida y no se dirige contra los que defienden un determinado sistema político-legal sino contra un pueblo como tal, el español. Y que los millones de personas que lo componen son, por el mero hecho de ser españoles, reos de muerte. Ni más ni menos que los judíos en la Alemania nazi. Tratar de establecer una equidistancia entre nazis y judíos, entre Von Pappen y los rabinos, es difícil, casi imposible. Pero Eguiguren lo intenta. Ante el linchamiento de españoles en el País Vasco, denuncia por igual a los Gobiernos vasco y español, como si la Ertzantza dependiera de Madrid. Y no contento con ello, dice que si ambos los dejan a merced de sus verdugos, apelarán a una instancia superior. ¿Estrasburgo? ¿O mejor Ajuria Enea?

En el Ayuntamiento de Zumárraga, tras ser asesinado el concejal del PP Manuel Indiano y huir los concejales del PSOE, gobiernan felices los nacionalistas del PNV-EA, que se niegan a romper con sus aliados pro-etarras. Exactamente igual que en el resto del País Vasco. Y como el PP ha pedido una moción de censura para echar a los batasunos de los ayuntamientos, como el PNV se niega y como Eguiguren está a lo que mande el PNV, va el tío y equipara en responsabilidad a los Gobiernos de Aznar y de Ibarreche, a Rajoy y Balza, al partido de Indiano y al de Eguibar, o sea, a las víctimas y a los verdugos. Como acredita Madrazo, hace falta mucha cara para llegar al Gobierno Vasco. Pero Eguiguren está demostrando que lo merece. Representando a cualquier partido... que no sea español. Están “contra todas las patrias”, salvo la de Sabino Arana.

© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.

  

En Opinión