Menú
Federico Jiménez Losantos

¿Una "democracia" sin votos?

Federico Jiménez Losantos
0
Sólo un endurecimiento facial cercano al del platino iridiado, técnicamente inmune a los cambios de temperatura, explica que el presidente de la Comunidad de Madrid califique de “esencialmente democrático” el proceso mediante el que, en medio de todo tipo de presiones, irregularidades, escándalos y denuncias, ha conseguido poner al frente de las Cámaras de Comercio madrileñas a su “empresario íntimo”, Fernándo Fernández Tapias, alias “Fefé”. Debe de ser el primer caso conocido de democracia clandestina, porque de todo el colegio electoral, que forman los empresarios radicados en Madrid y obligados por ley a formar parte de las Cámaras de Comercio y a pagar la cuota, apenas ha ejercido su derecho al voto el 3%.

No creemos que en la Asamblea de Madrid baste ese porcentaje de votos para decidir nada, ni la más modesta ley ni el más pequeño acuerdo. El quórum, es decir, la presencia de un número mínimo de representantes con derecho a voto para que tenga legalidad y legitimidad la votación es una norma de cualquier cuerpo consultivo. De otro modo, la democracia se convierte en el privilegio ejecutivo de una minoría operando en la clandestinidad. Y si no se admite en el Parlamento madrileño que elige a Gallardón, siendo voluntario el empadronamiento electoral, ¿cómo es posible que se admita en una asociación a la que el Poder obliga a pertenecer a todas las empresas y sociedades radicadas en la comunidad?

No: el acto de proclamación de “Fefé” como jefe de las Cámaras y dueño de los destinos de Ifema no ha sido fruto de un proceso “esencialmente democrático”. Ha sido, esencialmente, una cacicada. La exhibición de afecto y complicidad de Gallardón en la proclamación de su “empresario íntimo” añade un chulesco alarde de compadreo a la burla que para la democracia suponen unas elecciones en las que no se vota. En el grotesco acto, “Fefé” ha dicho que no va a privatizar Ifema sino a “gestionarla con criterios profesionales”. Pronto veremos mediante qué empresa y de quién. Pero podría aprovecharse esa modernización aboliendo la ilegítima y anticonstitucional obligación de pertenecer a las Cámaras de Comercio, que es un atentado contra todas las libertades. Si las han de disfrutar entre Gallardón y “Fefé”, por lo menos que las paguen.

© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.

  

En Opinión