Menú
Federico Jiménez Losantos

Una golondrina no hace verano

Federico Jiménez Losantos
0
Está muy bien que Zapatero diga que no piensa hablar, pactar o regatear con los asesinos de sus compañeros, ni tampoco con sus cómplices, se supone que en referencia al PNV. Está muy requetebién. Pero estaría mejor que no se guardase sólo la severidad para los días de entierro, que son muchos y nos quedan demasiados. Y estaría francamente bien que, a ser posible, se plasmara en una política coherente del PSOE, no sólo en materia antiterrorista, donde Zapatero ha avanzado mucho con respecto a González, sino en materia nacional, en todo lo que se refiere a España. Porque ahí es donde apuntan los criminales y esa es la plaza que hay que defender. Lo demás, son adornos.

A los del PSOE no los matan por izquierdistas, ni por ser socialistas, ni por venerar a Indalecio Prieto, a ver si se les mete esto en la cabeza a sus dirigentes y hasta a sus afiliados. Los matan por ser españoles, por pertenecer a un partido español. A los etarras les da igual que sean de izquierdas, de derechas o de centro. Los matan porque no encajan, al contrario, impiden y dificultan decisivamente el desarrollo de su proyecto separatista y discriminador, esa Euskonazilandia apalabrada en Estella. Frente a eso, lo que el PSOE necesita es definir de una vez la E. Porque no es casualidad que los más amigos del diálogo y los besuqueos con el PNV, los cómplices de los asesinos, sean precisamente los que, como Maragall, más ascos le hacen a la idea de España. Lo de los nacionalistas acomodados en el PSOE es un chollo electoral y además es coherente desde el punto de vista intelectual. Lo de Zapatero, ni una cosa ni la otra.

En Opinión