Menú
Federico Jiménez Losantos

ZP empieza a flaquear ante FG

Ya es demostrativo de la moral felipista que equiparen el cobro de supuestos cursos de formación a jueces dedicados a la lucha antiterrorista con el robo de cientos o miles de millones para comprarse fincas y otras alhajas ilícitas

Federico Jiménez Losantos
0
Poco está durando la fortaleza de Zapatero ante las presiones del felipismo, con el propio González al frente, para indultar a Rafael Vera y ahorrarse posibles revelaciones de lo que no sólo robó para sí sino para repartir. Por lo visto no caen en la cuenta de que lo que siempre suele hacer el ladrón al por mayor es repartir una parte del robo entre los que pueden denunciarle, que es la mejor forma de llevarse la parte del león mientras los demás agradecen las migajas. Lo primero que hace un policía corrupto en las películas y en la realidad es corromper al departamento. Pero, en todo caso, está claro que Vera ha sembrado el pánico con su carta de amenaza en “El País”. Y empieza a ser evidente que dentro del Gobierno son incapaces de resistirse a hacer público lo que, por otra parte, les apetece en privado, que es declarar la impunidad para todos los socialistas que roban. Siempre que sean de confianza, claro está. Si dejan de serlo, dejan de ser socialistas y a otra cosa, mariposa.
 
Poco ha tardado Rubalcaba (al que en ciertos círculos monclovitas que lo consideran un fardo del pasado más indeseable llaman ahora RuGALcaba) en sumarse a las insidias de Ibarra y Guerra contra unos jueces que se habrían atrevido a condenar a Vera pese a haberse beneficiado también de los fondos reservados. Ya es demostrativo de la moral felipista que equiparen el cobro de supuestos cursos de formación a jueces dedicados a la lucha antiterrorista con el robo de cientos o miles de millones para comprarse fincas y otras alhajas ilícitas. Pero además resulta que la vieja técnica del ventilador sobre el estiércol afecta ahora a unos jueces a los que en ningún momento identifican, con lo que la sospecha abarca a todos los que han juzgado a Vera y deben informar sobre su indulto, por no decir a todos los jueces y fiscales en general.
 
La Vicepresidenta ha salido diciendo que en España hay división de poderes, o sea, que el Gobierno, por medio de su portavoz en el Congreso, que ya fue el portavoz del Gobierno socialista del GAL y del saqueo de los fondos reservados puede injuriar o calumniar a los jueces y éstos tienen que aguantarse. Dicho de otro modo: que el Consejo General del Poder Judicial se las componga como pueda, porque el Ejecutivo respalda las injurias de su partido. El gesto de respeto a la Justicia por parte de Fernández de la Vega-Vogue, que pertenece a ese gremio por el escalafón de los servicios progres, no puede ser más elocuente. Hace no muchos días evacuó alguna instancia judicial una severa censura a quienes desde los medios periodísticos se atreven a criticar severamente a ciertos bacigalupos. A ver si hacen lo mismo ahora con González, Guerra, Ibarra, Rubalcaba y demás, que no han vacilado en extender la amenaza de Vera a sus compañeros de partido y de trinque a todo el estamento judicial, mientras el Gobierno calla. Y otorga.

En Opinión