Menú

¿Cómo evitar el yihadismo?

Nuestros poetas debaten hoy sobre las medidas que se deben adoptar para evitar nuevos atentados yihadistas.

Fray Josepho y Monsieur de Sans-Foy
16
Homenaje a las víctimas en Bruselas | EFE

Nuestros poetas debaten hoy sobre las medidas que se deben adoptar para evitar nuevos atentados yihadistas. Sería conveniente que los políticos y la sociedad en general tomaran buena nota.

ACTO DE CONTRICIÓN
por Monsieur de Sans-Foy

Hay que poner velitas en la acera,
rogar por una paz sin distinciones.
Hay que condecorarse con crespones,
soltar una paloma mensajera.

Cantar con vocecita plañidera
"Imagine", la mejor de las canciones,
ayuda a levantar los corazones
sin que trabaje mucho la sesera.

Cuidado con ciscarse en otra gente,
que el mal es "la violencia de Occidente".
Podemos ya ha dejado claro el nexo:

¡Lo que hace esta gentuza tan siniestra
no es culpa del que mata, sino nuestra!
Mostrad remordimiento genuflexo.

ELLOS NO TIENEN LA CULPA
por Fray Josepho

Es sencillo culparlos de que son muy crueles.
Pero a ver, razonemos, ¿de quién es el error?
¡Pues es nuestro, sin duda! ¡Porque somos infieles!
¡Convirtámonos todos, que será lo mejor!

A mujeres con burka, con hiyab y tapujo
no mostremos rechazo, pues respetan a Alá.
Y les dan esas telas el misterio y embrujo
de que están desprovistas las señoras de acá.

La mujer musulmana sabe ser ella misma.
Y le gusta taparse. Someterse al varón.
Son felices las féminas donde está la morisma.
Y no aquí en Occidente, donde hay tanto pendón.

Descansemos los viernes, y luzcamos turbante,
y tan solo comamos alimentos halal.
Y llevemos chilaba, vestimenta elegante,
que nos deja muy cómoda la región genital.

Descartemos jamones y otras carnes del cerdo,
que son harto dañinas, por el colesterol.
Y también prescindamos (desde aquí les recuerdo
que es fatal para el hígado) de la ingesta de alcohol.

Y con gran alegría, abracemos la práctica
del ayuno diurno por el mes Ramadán.
Prescripción saludable, bendición profiláctica,
para el alma y el cuerpo, como manda el Corán.

¡Siendo moros, amigos, créanme, nadie pierde!
¡Yo no sé por qué a algunos les dará repelús!...
Porque, a ver, ¿qué perjuicio puede hacer el té verde?
¿Y es que no están buenísimos el tayín y el cuscús?

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios