Menú
Fray Josepho y Monsieur de Sans-Foy

¿Es criticable lo del obispo de Solsona?

Antes de que Netflix se haga con los derechos para llevarla a las pantallas, nuestros poetas han querido utilizar la historia para reflexionar sobre la moralidad del clero.

Antes de que Netflix se haga con los derechos para llevarla a las pantallas, nuestros poetas han querido utilizar la historia para reflexionar sobre la moralidad del clero.
Xavier Novell, exobispo de Solsona. | Wikipedia

Ya conocen la noticia de la renuncia del obispo de Solsona por su relación sentimental con una mujer. Pues, antes de que Netflix se haga con los derechos para llevarla a las pantallas, nuestros poetas han querido utilizar la historia para reflexionar sobre la moralidad del clero.

Y ustedes, queridos lectores, ¿están de acuerdo con Monsieur de Sans-Foy o con Fray Josepho?

FIASCO GRANDE EN SOLSONA
por Monsieur de Sans-Foy

La renuncia del obispo de Solsona,
otro cirio de la Iglesia catalana,
donde todo se envilece y se enfollona:
la política, els diners y la sotana.

Desconozco las razones del prelado,
pero tengo para mí que le venía
grande el cargo y era el báculo pesado
para un bisbe que está verde todavía.

Sé que faltan vocaciones, hoy en día,
y cabezas tonsuradas con talento,
pero creo que la Iglesia debería
elegir a los obispos con más tiento.

Y si soy tan comedido con el tema,
que se presta a irreverente desparpajo,
no es por la amonestación y el anatema:
es que pienso que el demonio está en el ajo.

LO DEL OBISPO DE SOLSONA NO ES PARA TANTO
por Fray Josepho

Que un obispo, o arzobispo, o simple cura, o presbítero, o abad, o cardenal
abandonen, por lascivia o calentura,
la promesa de ser castos... es normal.

Es normal que tras la moza (o el mozuelo)
se retiren de sus misas y sagrarios,
y que olviden los afanes de ir al Cielo
por fervores más terrestres y ordinarios.

Porque, al cabo, no es asunto tan horrendo:
la pasión y la lujuria son humanas.
Y aunque no las preconizo ni defiendo,
sí comprendo que sucumban a las ganas.

Lo que ya tolero menos es que el Papa
(y perdóneme mi público papista),
en plan progre, vaya dándonos la chapa
anticapi, ecolojeta y peronista.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios