Menú

Oswaldo Payá, un luchador por la libertad

La respuesta del régimen de Castro a la audacia de Payá estuvo marcada por denuncias de que el Proyecto Varela era una manipulación de las leyes y la Constitución de Cuba, respaldada por Estados Unidos.

Fundación Heritage
0

Oswaldo Payá, luchador por la libertad de Cuba, murió en un accidente automovilístico junto al chófer del auto en la ciudad de Bayamo, en el sur de Cuba, el 22 de julio. Se cree que otro vehículo puede haber estado involucrado, pero la causa del accidente sigue bajo investigación.

Payá había alzado la voz desde hacía mucho tiempo contra el régimen de Castro y el autoritarismo comunista impuesto por este sobre el pueblo cubano. Incluso cuando era un joven adolescente, rechazaba aceptar la ideología marxista a pesar de la constante amenaza de encarcelamiento u otras severas sanciones del gobierno que pesaban sobre él.

Las iniciativas de Payá para llevar la democracia y la libertad a la isla le granjearon fama internacional. Ha sido premiado con el más importante galardón de derechos humanos de la Unión Europea y fue ampliamente elogiado por sus iniciativas por el anterior presidente Jimmy Carter durante un discurso en Cuba en el año 2002 en la Universidad de La Habana.

Entre los asistentes al funeral estaba Miriam Leyva, una de las fundadoras de Las Damas de Blanco, quién comentó a la prensa que Payá "era una persona sinceramente comprometida para buscar lo mejor para el pueblo cubano".

De hecho, Payá encabezó el Proyecto Varela, llamado así en honor de Félix Varela, un religioso cubano que luchó por la abolición de la esclavitud en la isla a principios del siglo XIX. El Proyecto Varela proponía reformar Cuba utilizando sus propias instituciones legales, concretamente el artículo 88 de la Constitución cubana.

Según este artículo, si una propuesta de enmienda recibe 10.000 firmas válidas de ciudadanos cubanos, esta debe ser debatida en el Parlamento. A pesar de una enorme oposición por parte de fuerzas desde dentro del gobierno cubano, Payá obtuvo el número de firmas requerido para una enmienda que incluía el permitir una protección más amplia de los derechos individuales fundamentales, así como la libertad de expresión, la libertad de asociación y la liberación de los presos políticos.

La respuesta del régimen de Castro a la audacia de Payá estuvo marcada por denuncias de que el Proyecto Varela era una manipulación de las leyes y la Constitución de Cuba, respaldada por Estados Unidos. La ya tristemente célebre "Primavera Negra" cubana de 2003 también continuó, con el resultado del arresto de 75 disidentes pacíficos.

Human Rights Watch observó que Payá "sacó a la luz la hostilidad del Gobierno de Castro hacia las peticiones en pro de unas libertades básicas". Además, por desgracia, en el funeral de Payá del 24 de julio, la Policía cubana arrestó a varios disidentes.

Está claro que la lucha por la libertad cubana continúa, pero sin uno de sus líderes históricos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation