Menú

Alemania vota contra Zapatero

Parece que los alemanes no son tan dóciles ni masoquistas como los españoles. Menos de una cuarta parte del electorado ha respaldado a partidos dispuestos a aumentarles los impuestos.

0

Los alemanes han acudido hoy a las urnas a votar. El resultado ha sido arrollador. Y no me refiero a la victoria de Angela Merkel sino a que más del 60% de los votos ha sido contra la política de Zapatero. En efecto, el 72% de los alemanes han votado a los tres partidos que proponían rebajas fiscales para afrontar la crisis.

Mientras que Zapatero se empeña en fustigar a las clases medias y bajas con más impuestos que le permitan seguir incrementando al leviatán estatal, los tres grandes partidos alemanes entendieron que la ciudadanía no consentiría subidas impositivas y pujaron a ver quién ofrecía mayores rebajas. El mayor recorte lo ofrecía el Partido Liberal que liderado por Guido Westerwelle entrará en el nuevo gobierno de la mano de Angela Merkel. Detrás venía el CDU, la sección bávara de los democristianos. A los de Bavaria les seguía la matriz democristiana con Merkel a la cabeza, prometiendo una contundente rebaja fiscal e importantes recortes en el gasto público. Cerrando el pelotón de la rebaja fiscal estaba el Partido Socialdemócrata que a pesar de su ideología no barajó en ningún momento una subida de impuestos porque según su líder, Frank-Walter Steinmeier, "subir los impuestos sería catastrófico en esta coyuntura".

Pero la política de saqueo del contribuyente mediante subidas impositivas con el objeto de que el Estado siga engordando y aumentando el gasto mientras la ciudadanía trabaja de contener el suyo también estaba representada. Su líder era nada más y nada menos que Oskar Lafontaine, el Zapatero germano. A pesar de obtener una pequeña subida, su partido, Die Linke (La Izquierda) se queda en torno al 12%. Los Verdes, que parecían secundar la política económica confiscatoria de la izquierda radical (ya saben, la salvación del planeta bien vale alargar la crisis todo lo que haga falta), han obtenido aproximadamente un 10% de los votos.

Parece que los alemanes no son tan dóciles ni masoquistas como los españoles. Menos de una cuarta parte del electorado ha respaldado a partidos dispuestos a aumentarles los impuestos. Allí una subida podría haber provocado una revuelta. Aquí mucho me temo que ni siquiera vaya a provocar movilizaciones sociales ni objeción fiscal. ¿O sí?

Gabriel Calzada Álvarez es doctor en Economía y presidente del Instituto Juan de Mariana

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios