Menú
GEES

Con estos mimbres

Como alto representante del sistema de Naciones Unidas no duda en desautorizar las resoluciones del Consejo cuando éstas afectan a estados que se sitúan en posiciones anti-occidentales.

GEES
0

El secretario general de la Agencia Internacional para la Energía Atómica, una las agencias especializadas del sistema de Naciones Unidas, está de viaje oficial en Estados Unidos. Tras visitar a la secretario Rice ha hecho unas interesantes declaraciones. En plena crisis norcoreana, el funcionario de más alto rango en la lucha contra la no proliferación ha comentado que las sanciones contra Corea del Norte no funcionarán, porque el castigo no es la vía de resolver sus ansiedades. A su juicio hay que abandonar esa estrategia y negociar directamente con los norcoreanos, tratando de dar satisfacción a sus demandas.

Un ciudadano de a pie puede preguntarse si la función de un funcionario de Naciones Unidas es hacer declaraciones criticando las resoluciones del Consejo de Seguridad. Desde el GEES hemos analizado negativamente la Resolución 1718 por inoperante. Nos parece normal que otros piensen lo mismo, pero consideramos fuera de lugar que los funcionarios de Naciones Unidas asuman funciones que no les corresponden. Pagamos el sueldo al señor El Baradei para que ejecute las políticas que los órganos competentes aprueben, no para que actúe como si de un estado miembro se tratara.

El hecho de que las declaraciones hayan sido realizadas tras la entrevista con Rice dice mucho de las maneras diplomáticas, o de pura educación, del personaje.

Pero lo más interesante ha sido su petición para que se abra una negociación bilateral cuya clave sea ceder ante las demandas norcoreanas. Todos sabemos que la mesa a seis es la consecuencia del fracaso de la negociación bilateral. Estados Unidos ya trató cara a cara con los norcoreanos, ya dio satisfacción a sus injustificadas demandas, ya firmó un acuerdo en 1994 y ya fue engañado. Ante ese fracaso se fue a una mesa a seis donde otros estados se comprometerían a tratar de buscar una solución diplomática. ¿Por qué las demandas norcoreanas están justificadas? ¿Es culpa nuestra que se sientan aislados e inseguros? El régimen comunista de Pyongyang se ha aislado porque ha querido, porque ha llegado a la conclusión que esa situación le favorece. ¿Acaso podría sobrevivir en un ambiente de normalidad?

El Baradei es perfectamente consciente de todo esto. Su opción es, sencillamente, otro ejemplo de irresponsabilidad. Como garante del régimen de no proliferación está dispuesto a realizar cuantas concesiones sean necesarias para evitar crisis mayores con estados que violan el sistema. Como alto representante del sistema de Naciones Unidas no duda en desautorizar las resoluciones del Consejo cuando éstas afectan a estados que se sitúan en posiciones anti-occidentales. Si desde el GEES criticamos una Resolución recibimos inmediatamente acusaciones de ir en contra de Naciones Unidas. Cuando lo hace El Baradei es una prueba de auténtico multilateralismo y de fidelidad al régimen de no proliferación.

Si con estos mimbres hay que trenzar el cesto del nuevo orden internacional podemos estar tranquilos. Todo aquello que considerábamos pilares de un mundo más seguro se desmontará poco a poco al servicio de lo realmente importante, combatir la democracia y el libre mercado con nuestro propio dinero.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios