Menú
GEES

De vuelta a Irak

Pero quién le iba a decir a Rodríguez Zapatero que su peregrinaje a Washington pasaría por volver a Irak, aunque fuera esporádicamente.

GEES
0

El Gobierno de Rodríguez Zapatero ha autorizado regresar a Irak, aunque sólo sea temporalmente, en un viaje de ida y vuelta de carácter humanitario. Sin advertirlo, este jueves existía una orden para que un Hércules de las Fuerzas Armadas partiera hacia Irak para recoger y traer a nuestro país a parte de los heridos en Bagdad tras la espantosa estampida por el puente de la mezquita de Musa Al-Qaden que ha causado más de mil muertos. El vuelo de nuestro Hércules se justifica, por tanto, por realizar una tarea de carácter humanitario. Aunque tras una larga espera no llegó a despegar al caducarle los permisos necesarios de aeronavegabilidad, las gestiones continúan para esa misión y la orden de Bono sigue en firme.

Pero siempre surgen preguntas. Por ejemplo, ¿se trata de una iniciativa estival más por parte del Ejecutivo socialista? Y si es así, ¿con quién ha contactado y coordinado su generosa acción? ¿Con el Gobierno iraquí? Se supone que Rodríguez Zapatero y su ministro de Defensa, quienes siguen todavía diciendo cosas como que la guerra de Irak fue ilegal, deberían también considerar al Gobierno de Irak ilegítimo, al ser el producto de una acción, según su punto de vista, viciada en su origen. ¿Será que lo han coordinado con el mando norteamericano?

Esta acción, por humanitaria que pueda parecer, esconde en realidad un paso más de la estrategia que solapadamente está desarrollando el Gobierno para congraciarse con los Estados Unidos de George W. Bush. Todo cuanto sea visto con agrado por América y que se pueda hacer en España a hurtadillas –como Afganistán– o bajo el disfraz humanitario, será puesto en la hoja de cálculo con la que llorar a la Casa Blanca para esa dichosa entrevista entre presidentes que no acaba de concretarse. De ahí también esa carta de condolencias de Rodríguez a Bush tras la devastación del huracán Katrina. Y no sería de extrañar que alguien estuviera ablandando al Pentágono con los 17 muertos en Herat.

Pero quién le iba a decir a Rodríguez Zapatero que su peregrinaje a Washington pasaría por volver a Irak, aunque fuera esporádicamente. Claro que también el ministro Bono se vanaglorió de haber retirado a todos, todos, los españoles de ese país, incluyendo los miembros del CNI y éstos regresaron, como era lógico, para operar de nuevo allí, aunque no se haya dicho tampoco. Y es que este Gobierno todo lo hace a escondidas.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios