Menú
GEES

El crimen histórico de ZP

Gracias a Zapatero y González, la desestabilización institucional de Navarra es un peligro ya inminente. La derecha liberal-conservadora ya no tendrá enfrente una alternativa socialista moderada. La alternancia pacífica y constitucional será imposible.

GEES
0

La noticia que a estas horas no ha conseguido aún despertar al Partido Popular de su letargo estival constituye un escándalo histótico; Zapatero y ETA, ETA y Zapatero tenían un plan premeditado, bien urdido y avanzado para anexionar Navarra al País Vasco. Nafarroa Bai ha reconocido que Puras estaba negociando con ellos el órgano común –génesis de una institución nacional común– y la euskaldunización masiva de las generaciones navarras –genésis de una nueva cultura social–. Con el apoyo entusiasta del PSE y del propio ZP.

Oportuno él, Felipe González carga contra la derecha desde el diario amigo. Olvida que él es el principal responsable de haber convertido al PSN en un solar, en lo electoral y en lo moral. La corrupción que rodeó a Gonzalez dejó al PSN tocado, semihundido y a la deriva ideológica y moral. Tras perder casi la mitad de su representación, el PSN deambuló durante años con más pena que gloria por la política navarra. Sólo algunos alcaldes, por su buen hacer, conservaron el poder en sus ayuntamientos.

Así andaban las cosas cuando Rodríguez Zapatero llegó a la Secretaría General del PSOE y se embarcó en el "todos contra el PP". En el PSN tomaron nota, naturalmente; su Congreso de 2004 incluye ya la lógica del Pacto del Tinell; todos contra UPN. Incapaz de alcanzar el poder por méritos propios, el PSN empezó a tontear con el anexionismo vasco, el mismo que lo desprecia profundamente. Empezó poco a poco, en ayuntamientos y concejos, sin hacer ruido. Por mantener el poder, toleraron con la nariz tapada los proyectos etnicistas vascos. Fue el principio.

Hoy es la agrupación socialista políticamente más corrupta de toda España. El PSN ha dejado de ser un partido comprometido con la identidad navarra, y aprobará leyes aniquilacionistas, defenderá el Anschluss vasco y la integración si son ellos los que estén a la cabeza del proyecto. O se pondrá a la cabeza de una nueva mayoría comprometida con la libertad, la Constitución y el Amejoramiento. Si tiene o no solución su descomposición ideológica en temas fundamentales es hoy un misterio.

Felipe González destrozó al PSN. Luego llegó Zapatero y lo sometió al proceso de negociación con ETA. Recogió un muñeco roto, y ha perpetrado un crimen histórico que pagaremos todos; ha eliminado cualquier posibilidad de una alternativa constitucional y democrática a UPN en Navarra. Tanto si se mantiene unido como si se rompe, el PSN será a partir de ahora una fuerza marginal. Y eso es una pésima noticia, para el PSOE, para Navarra y para España entera, incluidos PP y UPN.

Y es que los regionalistas podrán ganar las próximas elecciones con mayoria absoluta. Y las siguientes. Pero gracias a Zapatero y González, la desestabilización institucional de Navarra es un peligro ya inminente. La derecha liberal-conservadora ya no tendrá enfrente una alternativa socialista moderada. La alternancia pacífica y constitucional será imposible. Lo que va a tener enfrente es una coalición revolucionaria y anexionista que no cree ni en la democracia constitucional ni en el pluralismo político. Un Frente Nacional, que, en sus márgenes o fuera de ellos, confluirá con el proyecto salvaje de Batasuna y ETA. Panorama tenebroso; en las instituciones, unos personajes que no creen en ellas, y en la calle, las bombas y la guerrilla urbana de ETA. Y con un PSN lobotomizado que asistirá impotente a un proceso que él inició, pero en el que no tendrá nada que decir. Veamos si hoy desde el socialismo alguién es capaz de evitarlo.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios