Opinión
Noticias y opinión en la red
Normalización

El dinamismo marroquí

Acaba de celebrarse en Madrid, el 13 de abril, la V Comisión Mixta Hispano-Marroquí en el ámbito de la Defensa, que no se reunía desde 2005. Algunas actuaciones recientes de Marruecos demuestran hasta qué punto las autoridades de este vecino país calibran su comportamiento para obtener siempre el máximo beneficio para sus intereses. Junto a resultados tan visibles como son el Estatuto Avanzado con la Unión Europea (UE), celebrado pomposamente en la reciente reunión Marruecos-UE de Granada, o el Acuerdo de Libre Cambio con los EEUU, es importante detenerse en otro tipo de pasos, quizás de menor visibilidad pero que sirven para construir pacientemente la red de relaciones con Occidente que Marruecos desea para consolidarse.

En lo político-diplomático, el Reino va ya por su segundo año de renovación planificada de su cuerpo diplomático que pretende sanear sus 86 embajadas y sus más de 50 consulados generales incorporando a personas más preparadas para tratar los temas más sensibles en cada caso. La designación por Marruecos del saharaui Ahmed Uld Souilem como embajador en España es buen ejemplo de lo anterior: Souilem fue un alto cargo del Polisario hasta que el pasado julio se anunció que se había pasado a Marruecos. Una vez el Gobierno español le conceda el placet, pasará a encabezar la defensa de los intereses marroquíes en nuestro suelo, con especial dedicación a la cuestión saharaui y a la defensa del proyecto marroquí de autonomía en un momento extremadamente delicado para la evolución del conflicto.

Por otro lado, la economía ha sido y sigue siendo el eje central del esfuerzo marroquí por mejorar su posición internacional y, con ello, también su imagen. Su ambicioso plan de instalación de parques industriales integrados tanto en su cornisa atlántica como en la mediterránea a lo largo de seis años, entre 2009 y 2015, prevé el desembolso de 1.100 millones de euros y se enmarca legalmente en su Pacto para la Emergencia Industrial. Seis son los sectores de actividad priorizados –automoción, aeronáutica, electrónica, offshoring, textil y agroalimentario– y ya ofrecen resultados como son la instalación de 40 empresas en el parque industrial Casanearshore, junto a Casablanca, o la de 14 en Technopolis, en Rabat, y se habla cada vez más de la planta de Reanult cuya inauguración está prevista para 2012 en Tánger. Precisamente en las cercanías de esta ciudad norteafricana opera el superpuerto Tánger-Med, que ahora se está ampliando a una segunda fase y cuyo impacto en la actividad de nuestro puerto de Algeciras comenzará a verse muy pronto.

Iniciativas que coinciden con la expulsión de varios cristianos del pais, inadmisible medida que no puede quedar al margen de la valoración de estas iniciativas marroquíes. Marruecos no puede ni debe ser normalizado en el exterior, por mucha modernizacion que emprenda, si sigue vulnerando derechos básicos. Ese es el dinamismo verdadero.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Acceda a los 1 comentarios guardadosClick aquí