Menú
GEES

El triunfo de Chacón

La mujer más cerca de un cargo como el de primera ministra es Esperanza Aguirre, la mujer que más y más altos puestos de responsabilidad ha ocupado en nuestro país. A diferencia de Chacón, por méritos propios, no por cuotas numéricas.

GEES
0

Siguiendo la sentencia clásica, quien puede lo más puede lo menos, y quien no puede lo menos, no puede lo más. Lo que en términos políticos se traduce en el hecho de que quien es incapaz de gestionar bien un ministerio será aún más incapaz de gestionar un gobierno. Con seis años de retraso, España y el mundo comienzan a darse cuenta de que Zapatero jamás debió acercarse a varios años luz de un ministerio, pese a lo cual acabó en el sillón de La Moncloa fastidiándolos todos. No es el único que jamás debió llegar al Gobierno.

Ahora The Economist, en el mismo artículo en el que informa del batacazo del presidente, saluda a Carmen Chacón como un posible recambio de Zapatero. Y lo hace con un doble argumento: que tiene 39 años y que llenó titulares pasando revista a las tropas embarazada. Que The Economist cite a Chacón como posible recambio de Zapatero muestra el éxito indudable que la factoría de hacer propaganda que rodea a la ministro ha logrado: The Economist, como otros medios extranjeros con escaso interés real en España, se hace eco de la imagen, los titulares y el impacto mediático. Bien. O sea, mal, pero desgraciadamente corriente esta sobrevaloración de la juventud y la imagen.

Sin embargo, el éxito de Chacón es también su fracaso. Nadie recuerda de Chacón ningún programa de modernización emprendido; ninguna operación iniciada o terminada con brillantez; ninguna satisfacción entre la tropa o la marinería; ninguna aportación a la organización del personal. Lo que se recuerdan son sus publirreportajes embarazada, los trajes y modelos que vistió en una u otra ocasión, y su poco disimulada ambición política. Antes de eso, la cuota zapateril la situó en el Ministerio de Vivienda, entre María Antonia Trujillo y Beatriz Corredor. Del trío Trujillo, Chacón y Corredor saldría la persona encargada de comandar las Fuerzas Armadas.

Y menos mal, porque si The Economist siguiera más de cerca las desventuras de nuestro Ministerio de Defensa, se hubiese guardado lo del embarazo para la crónica rosa. Ligerezas, errores, escándalos y sobre todo desinterés definen la gestión de Chacón al frente de Defensa. Desinterés porque su mira no estaba en los hombres del ministerio, ni en las mujeres, de las que sólo una le interesa: ella misma. No pasa desapercibido para The Economist que Chacón es de una ambición desmedida, y recuerda que la ministro habló de que España está preparada para tener como primer ministro a una mujer.

Por supuesto, en España la primera mujer en mandar, y de qué forma, fue Isabel la Católica, ejemplo para todos los que le han sucedido. Pero, ¿cómo va a saber Carmen Chacón quién es la primera reina española, si no sabe ni de reinados ni de historia de España y mucho menos con la palabra "Católica" de por medio? Por otro lado, la mujer más cerca de un cargo como el de primera ministra es Esperanza Aguirre, la mujer que más y más altos puestos de responsabilidad ha ocupado en nuestro país. A diferencia de Chacón, por méritos propios, no por cuotas numéricas; y a diferencia también de ella –muy mimada por los medios–, atacada y discriminada por toda la izquierda española como ninguna mujer en nuestro país. Esto la ministro de Defensa no lo sabe, y por suerte para ella, The Economist, tampoco.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios