Menú
GEES

ETA juega en casa

La izquierda se puede indignar contra quienes recordamos que hoy ETA vive mejor que hace cinco años, pero lo cierto es que es así. Controla ayuntamientos donde está a la ofensiva, y el único responsable de esto es Zapatero.

GEES
0

En Azpeitia, ETA juega en casa. La banda tiene cada vez más dificultades para moverse por el sur de Francia y para colar comandos en España. Cuando lo hace, la inseguridad les obliga a movimientos continuos, que les dificultan atentar. Pero en algunas regiones del País Vasco aún tiene una base de operaciones más o menos firme. En Azpeitia posee el entramado social necesario para proporcionar información e infraestructura para la preparación del terror y para la huída de los asesinos, sean legales o liberados.

El crimen contra un empresario sin escolta y despreocupado ha sido relativamente fácil de ejecutar. En su entorno, con toda la ayuda de los suyos, dos tiros en la nuca constituyen el asesinato más fácil. Pero hoy ETA no es sólo peligrosa jugando en casa. Si puede, intentará otro atentado más espectacular e impactante en las próximas fechas, coincidiendo con el XXX aniversario de la Constitución. Cualquier precaución es poca.

Ante crímenes como el de Azpeitia, lo que cuenta es la firmeza democrática, que lejos de ser algo abstracto se resume en un principio muy concreto: no dejar un momento ni un lugar de respiro a ETA. La banda terrorista no está formada sólo por comandos; es todo el entramado creado a su alrededor, todo el MLNV pensado, ideado y organizado para atemorizar a los vascos. Su forma de operar es bien conocida, y en el caso del crimen de Uría Mendizábal se ha vuelto a repetir.

Primero sus terminales políticas –institucionales, sindicales, asociativas– apuntan y señalan a los objetivos. Empiezan con discursos y pintadas y luego ETA dispara. Ocurrió con Lemoniz, con Leizarán –dos éxitos históricos que ETA recuerda bien– y ahora con el Tren de Alta Velocidad. Desde los ayuntamientos de ANV se ha agitado y preparado la campaña contra las empresas constructoras del AVE. Se ha proporcionado además a ETA información sobre censos, cuentas corrientes y domicilios fiscales, entre otros. Son el granero material y humano de la banda asesina.

Aznar golpeó aquí, que es donde más le duele a la banda, forzándola hasta la asfixia. Después llegó la "ansia infinita de paz" de Zapatero y la construcción de una "nueva convivencia para Euskadi" de López con la propia banda. El clima de acoso a ETA cambió. La izquierda se puede indignar contra quienes recordamos que hoy ETA vive mejor que hace cinco años, pero lo cierto es que es así. Controla ayuntamientos donde está a la ofensiva, y el único responsable de esto es Zapatero. Los actos tienen consecuencias y aflojar el acoso a ETA, también. Zapatero lo aflojó y aún no se ha recuperado la fortaleza del Estado contra los terroristas que Aznar le dejó en herencia.

Con ETA absolutamente fuera de toda institución, sin poder controlar territorios enteros del País Vasco, la probabilidad de un crimen de este calado sería infinitamente más baja. Pero Rubalcaba, Bermejo y Zapatero permitieron a ANV presentarse a las elecciones, tanto en Azpeitia como en otros muchos ayuntamientos que hoy en día están dominados por los terroristas. El Gobierno obvió que un consistorio en manos de ANV es una ciudadanía en manos de ETA. Y una ciudadanía en manos de ETA tiene la vida a merced de los pistoleros.

La firmeza contra la banda tras este crimen no puede consistir en las palabras de ZP afirmando que el AVE se hará. Faltaría más que fuese de otro modo. La firmeza tiene que pasar por reactivar la lucha total contra la banda, que desde 2004 se ha relajado, y mucho. Hay que expulsar a ANV de todas las instituciones que ocupa, porque desde ahí está amparando y colaborando en crímenes como el de hoy. Hay que perseguir a los miembros de Batasuna que se pasean libremente por el País Vasco –a veces jaleados públicamente– y que no dejan de ser miembros de la banda que ha asesinado a Uría Mendizábal. Para éste puede ser ya tarde, pero no para los que pueden venir en el futuro. Eso es lo que, aunque tarde, debe hacer Zapatero.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios