Menú
GEES

Flotilla 2.0

Más allá del carácter islamista de la IHH, y de que sea cobiijada por el partido de Erdogán, está el hecho de que su aparición coincide con la "marcha verde" lanzada por Siria en los Altos del Golan contra las posiciones israelíes.

GEES
0

Con los ojos israelíes vueltos hacia la explosiva convergencia entre Hamás y Fatah, y hacia la "marcha verde" puesta en marcha por Siria en los Altos del Golán, se ultiman los preparativos para la nueva flotilla islamista que partirá definitivamente el día 12. Con más barcos y medios, mejor financiados y apoyados, los nuevos flotilleros buscarán de nuevo el choque con las fuerzas de seguridad israelíes.

La salida de la flotilla, pensada para final de mes –coincidiendo con el aniversario de la primera en 2010–, se ha tenido que retrasar hasta justo después de las elecciones generales para evitar mezclar sus consecuencias con los resultados, que darán previsiblemente la victoria al partido de Erdogán. La misma noche tras las elecciones, o el día siguiente a más tardar, la organización IHH lanzará a los flotilleros contra Israel.

Desde que se dio a conocer tras la muerte de varios de sus activistas en la cubierta del barco-fortaleza Mavi Marmara, se han revelando los vínculos de miembros de la organización con actividades terroristas, no sólo con Hamás, sino en algunos casos con la propia Al Qaeda. Hoy algunos países occidentales, como Alemania, han prohibido a la organización.

Pero más allá del carácter islamista de la IHH, y de que sea cobiijada por el partido de Erdogán, está el hecho de que su aparición coincide con la "marcha verde" lanzada por Siria en los Altos del Golan contra las posiciones israelíes. Más allá también del intento de Assad por esconder y aún desactivar las protestas contra el régimen –decenas de muertos sólo en los últimos dos días–, está el claro intento de poner a Israel ante la espada de su deslegitimación internacional y la pared de permitir las incursiones impunes en sus fronteras.

El envío de la flotilla coincide también con el segundo aniversario de las elecciones amañadas ya las revueltas en Irán. Se trata de uno de los países que más participaron en la polémica de 2010, que decidió mandar su propia flotilla contra Israel y que trata de meter a Hamás en su esfera directa de influencia, mediante armas y dinero.

Pero, sobre todo, se llevará a cabo tras el discurso de Obama del otro día, que tantos enojos ha causado en Israel, y tras la entrevista con Netanyahu en la Casa Blanca, que ha certificado que las relaciones entre ambos países están en mínimos históricos.

Si bien algunos factores no eran previsibles cuando la IHH organizó la flotilla 2.0, la suma de todos ellos da como resultado una situación previsiblemente explosiva. Sobre todo si sumamos el más importante: los intentos de poner en marcha una nueva intifada, la tercera, que coincidiendo con los intentos de Fatah y Hamás de impulsar un Estado palestino, llevarán la sangre a la región.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios