Menú
GEES

Idealismo pragmático

Rice fue muy explícita: Estados Unidos no abandonará Irak hasta haber acabado con los terroristas y seguidores de Saddam Hussein

GEES
0
La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, compareció ayer ante un comité del senado para explicar la estrategia de la administración Bush en Irak. Sus palabras fueron claras y estuvieron encaminadas a poner fin a un estéril debate sobre cuándo van a regresar las tropas americanas a sus casas. Rice fue muy explícita: Estados Unidos no abandonará Irak hasta haber acabado con los terroristas y seguidores de Saddam Hussein. Lo que Washington busca es “limpiar, sostener y crear” en Irak, frente a la destrucción que plantea la guerrilla. Y si para ello son necesarios diez años, diez años se estará en el país.
 
Las palabras de la secretaria de Estado son importantes porque ponen fin a un debate que ha venido creciendo entre las filas demócratas y republicanas y que perseguía poner una fecha de salida de las fuerzas de la coalición. Pero también es importante porque supone la asunción pública del ideario de George Bush, quien aspira a convertir a Irak en un país civilizado y democrático. Y es importante porque durante todo el verano ha habido una significativa disparidad entre lo que el presidente quería y lo que el Pentágono se planteaba. Donald Rumsfeld ha dicho reiteradamente que su objetivo era entrenar lo más rápido posible a las fuerzas iraquíes de tal forma que cuantas más hubiera, menos americanas tendrían que quedarse desplegadas en la zona. Rice corrige ahora ese planteamiento porque desvincula el nivel de fuerzas americanas y de la coalición a la habilidad de lidiar con los problemas de los propios iraquíes, sino que se vinculan a la eliminación de la violencia guerrillera y terrorista.
 
En todo caso, Rice no ha dado una solución a los múltiples problemas que se derivan de la estrategia militar empleada por el Pentágono y que afecta tanto al número de soldados necesarios para pacificar el país como en su forma de empleo. Rice ha hablado últimamente de que su visión se corresponde con un “idealismo pragmático”. Su testimonio ante el Senado americano ha sido un buen planteamiento de principios sobre lo que hay que plantearse en Irak, pero se ha quedado corta en cómo hacerlo. Más idealista que pragmática, pero puede que, a tenor de lo que se escucha desde el ámbito de los militares, pueda que eso no sea de momento tan malo. Lo que había que decir se ha dicho. A saber, que los terroristas no doblegarán la voluntad americana y que los Estados Unidos están comprometido con el futuro de Irak tanto como haga falta. Ni más ni menos.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios