Menú
GEES

Irak, paso a paso

Por muy admirable que sea la voluntad de los iraquíes de dejar oír su voz, su democracia sigue siendo frágil, lastrada por gravosas rémoras, y necesitada de ayuda, como muy bien saben –sensu contrario– iraníes y árabes.

GEES
0

Podríamos tener un sueño como el de Martin Luther King e imaginar qué hubiera sido de Irak si la comunidad internacional hubiera cerrado filas detrás de Bush –que en aquel momento tenía el apoyo del 70% del pueblo americano– empezando por los aliados europeos, que hubiesen arrastrado a los árabes supuestamente "moderados", en vez de hacer juegos de antiamericanismo, anticonservadurismo, desquite de la Guerra Fría y resentimiento por la preeminencia americana bajo cualquier nombre infamante. Como resultado de todo esto, hicieron descarado antiantiterrorismo, jugando con la sangre de la mayoría de los iraquíes que aborrecían a Sadam y celebraron su caída, para que luego los árabes chiíes fueran masacrados por sus minoritarios dominadores de siempre, elementos de varios radicalismos árabes suníes que finalmente derivaron en el sadismo yihadista. Por cierto, otra noche podría nuestro subconsciente ocuparse de la pesadilla de los ayatolás nuclearizados y soñar con los males sin cuento que podrían evitarse si la etérea comunidad internacional actuase responsablemente, con los aliados europeos siguiendo el liderazgo americano y logrando el apoyo, esta vez de muy buen grado, como en la guerra del Golfo, de la generalidad de los árabes.

Pero entonces no fue, como ahora por desgracia no será, el sueño sino la pesadilla; y lo que podía haber sido la incruenta liberación de un pueblo bestialmente tiranizado –no una simple dictadura tercermundista–, y un gran paso hacia la democratización del mundo árabe, degeneró en un costosísimo baño de sangre en que los sádicos perpetradores eran exaltados por progres y muchos colonizados regres como heroicos resistentes contra el feroz imperialismo americano que invertía centenares de miles de millones de dólares en robarles la gasolina de sus mecheros.

El gran paso no lo hubo, pero por la persistencia casi obsesiva de Bush, la liberación y la lucha contra los terroristas siguió adelante y pasito a pasito Irak fue saliendo del infierno. Y ello aunque los héroes del imaginario progre sigan lanzando semana tras semana llamaradas asesinas contra ese martirizado pueblo y hayan vuelto a intentar el bloqueo del sacrosanto ritual democrático del voto –el pasado domingo 7 de marzo– pagando el pueblo su desafío con más de sesenta vidas.

Es otro paso más, vacilante como los anteriores y de porvenir todavía incierto, porque no se hace florecer fácilmente la democracia en las yermas arenas de la historia arabo-islámica; ni seculares inquinas sectarias y étnicas son el mejor de los abonos para una planta de tan delicada germinación. Pero contra sangre y fuego, los iraquíes, en un muy apreciable 62%, han acudido a las urnas. Esa participación es por ahora lo único que se ha hecho público. Cortesía con Obama: ya no se le pueden cargar los muertos a los americanos, así que a la hostilidad de antaño sucede ahora la indiferencia generalizada. Pero por muy admirable que sea la voluntad de los iraquíes de dejar oír su voz, su democracia sigue siendo frágil, lastrada por gravosas rémoras, y necesitada de ayuda, como muy bien saben –sensu contrario– iraníes y árabes, que por una vez coinciden en oler peligro en las veleidades de libertad y autodeterminación de sus vecinos mesopotámicos.

Y no es la presión para mantenerlos en el buen camino la menor de las ayudas que pueden y necesitan recibir. Les rondan todavía, y por largo tiempo, muchos malignos demonios y tienen que aprender lo que nadie les ha enseñado. Obama se saltó graciosamente los cortos plazos de retirada que había prometido durante su campaña pero quiere cumplir, al revés que con Guantánamo, los que dio al llegar al poder. Las tropas se necesitan en Afganistán, pero el santo iraquí es demasiado importante como para desvestirlo prematuramente a favor de otro. Y sólo por mantener el tipo.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios