Menú
GEES

La empinada cuesta de Solbes

El Gobierno dijo hace unos días que un español era más rico que un italiano; pero lo cierto es que un ciudadano trasalpino tiene casi el doble de euros de renta disponible.

GEES
0

Los datos con los que se inicia el ejercicio de 2008 no hacen presagiar nada bueno para las familias españolas. A una coyuntura internacional con numerosos interrogantes sobre la evolución de la economía norteamericana se ha de añadir una crisis mundial en los mercados de capitales que penaliza el endeudamiento y, en España, unos últimos datos macroeconómicos que confirman el cambio de ciclo y, además, de manera brusca.

La sensación de final de ciclo para nuestro país se acentúa a cada dato que conocemos. Primero fue el parón de la construcción, pero ahora hay más: 100.000 personas paradas más que a finales de 2006, una inflación fuera de control y unos índices de confianza del consumidor que se sitúan en los mínimos de los últimos 10 años. Cualquier gobierno de nuestro entorno afrontaría el año con prudencia y responsabilidad.

Adivinen quién está haciendo justo lo contrario. Zapatero, mirando para otro lado, persiste en su actitud triunfalista y repite la consigna de que la economía va perfectamente. Durante cuatro años se le ha pedido al Gobierno que aproveche la favorable coyuntura económica para introducir reformas, para bajar los impuestos, para poner en marcha mejoras en la economía y tratar de reforzar los sectores productivos ante una eventual ralentización de la construcción que, antes o después, era inevitable.  Pues bien. Como si nada. Zapatero con sus “derechos sociales” y Solbes mirando al tendido. Entre los dos han hecho la cuesta de enero más empinada.

Para las familias, la cuesta de enero de este 2008 será especialmente dura y larga. El Gobierno, en contra de lo que aseguró hace sólo unos meses, ha incrementado el precio de servicios como la electricidad o el transporte, algunos por encima de la subida del IPC. A esto ha de añadirse el encarecimiento de las hipotecas por la subida de tipos y la pérdida de poder adquisitivo real ante el repunte de la inflación. El resultado se ve venir; tendremos una menor renta disponible y ello afectará al consumo interno. El Gobierno dijo hace unos días que un español era más rico que un italiano; pero lo cierto es que un ciudadano trasalpino tiene casi el doble de euros de renta disponible.

Como se veía venir, la actual situación económica coge a Solbes con los deberes sin hacer, dejando a nuestras familias en una posición de vulnerabilidad. Y es que empieza a ser una costumbre en su historial que Solbes se dedique a empobrecer a los españoles. Y esto no es lo peor; los mismos que en estos cuatro últimos años no han hecho nada para llenar la “despensa” y han despilfarrado dinero público con las eufemísticamente llamadas “apuestas sociales”, se propondrán para volver a gestionar la economía. No han hecho nada cuando había crecimiento económico, así que difícilmente lo harán cuando estamos ya en plena desaceleración. La cuesta que Solbes nos va a hacer subir se presenta empinada, pero él y los suyos están como locos por seguir lastrando la economía familiar de los españoles. Y con qué ganas. Lo que es mérito, tienen.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios