Menú
GEES

La heroica prensa europea

Lo que les interesa es, obsesivamente, EEUU. Miran con lupa lo que ocurre en Guantánamo, denuncian los suicidios y los interrogatorios, mientras la sangre de iraquíes inocentes aún corre por las calles

GEES
0
La prensa europea y española es cada vez más predecible; cada vez más soporífera y cada vez más pastueña y gregaria. En los últimos días, los teletipos informan de que decenas de personas han muerto despedazadas y degolladas por el islamismo radical. Poco espacio han ocupado en nuestros medios de comunicación. Eso sí, las portadas y los titulares de los informativos muestran el escándalo que estos tuertos de la moral muestran ante el complejo de Guantánamo, donde tres islamistas se han suicidado en sus celdas.
 
Hoy, el islamismo está creando una geografía bañada en sangre. Hace unos días Al Jazeera mostró el vídeo en el que entre cánticos festivos se observa cómo una bomba reventaba dos vehículos norteamericanos en Irak. El pasado jueves 20 civiles morían en atentados terroristas en Bagdag; el domingo aparecían cuerpos de policías iraquíes decapitados en Tikrit; otra bomba asesinaba al chofer de un funcionario del Gobierno dejando su cuerpo irreconocible. Día a día, las brigadas de Al Qaeda, desde Indonesia al Magreb, aumentan su conteo de muertes; con suerte es un coche bomba el que acaba con tu vida, porque sino será un encapuchado el que te degüelle entre cánticos festivos y cámaras de vídeo.
 
Pero los medios españoles callan ante esta matanza continua, y acostumbrados a seguir mansamente la línea que les marca lo políticamente correcto, relegan tales noticias a un segundo plano. Lo que les interesa es, obsesivamente, EEUU. Miran con lupa lo que ocurre en Guantánamo, denuncian los suicidios y los interrogatorios, mientras la sangre de iraquíes inocentes aún corre por las calles. Menuda heroicidad; sacan pecho, pero hoy sale más barato plantar cara a Bush que narrar lo que ocurre en las calles árabes. Lo primero te convierte en un héroe satisfecho de la progresía; lo segundo te puede convertir en el próximo Theo Van Gogh.
 
Y es que cualquier compromiso cívico les viene grande. Protestan escandalizados por el suicidio de tres presos en Guantánamo; a su moral virginal se unen la UE y la ONU, que muestran tanta preocupación por estos internos como despreocupación mostraban cuando éstos apedreaban adúlteras en Kabul y degollaban a la oposición democrática. Al fin y al cabo los talibanes tuvieron que dinamitar los budas de Bamiyán para que los medios de comunicación europeos se fijaran en el régimen criminal del mulá Omar, que llevaba años dinamitando a su propio pueblo. ¡Qué poco les importaban entonces los derechos humanos!
 
Será exigible que el Departamento de Defensa investigue los hechos, y depure responsabilidades si existen; sin duda lo harán. Pero poco valdrá para una clase periodística pastueña y gregaria que goza escandalizándose ante Estados Unidos. Alejados de cualquier responsabilidad y seriedad cívica, los medios de comunicación de nuestro país se alimentan del único pienso ideológico que se les proporciona; aquel que repite constantemente que Estados Unidos es culpable de todos los males posibles o imaginados. Ello les sale rentable, bastante más que relatar lo que ocurre en las calles árabes; el fantasma de las viñetas de Jyllands-Posten les persigue. Menudo miedo le tienen.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios