Menú
GEES

La pascua militar

0
El discurso del Rey con motivo de la Pascua Militar ha puesto voz a lo que piensan la mayor parte de nuestros militares: que la escasez de personal de tropa y la desmotivación de los mandos amenaza con quebrar las capacidades de defensa de nuestro país.
 
La escasez de tropa y marinería profesional es hoy el principal problema que afrontan nuestras Fuerzas Armadas. El modelo aprobado por el Parlamento en 1999 indicaba una horquilla de soldados profesionales entre 102 y 120 mil efectivos. El presupuesto de defensa anual ha ido reduciendo esa estimación hasta los 86 mil previstos para el final del 2003. Pero la realidad es que actualmente hay poco más de 70 mil soldados profesionales entre los tres ejércitos.
 
Este déficit es especialmente preocupante porque se concentra además en las unidades de combate. Así, brigadas de élite como la Paracaidista se encuentran en realidad en cuadro y las tripulaciones de los buques del Grupo Aeronaval de Combate deben rotar entre ellas para poder hacerse a la mar. Todo ello a pesar de haber rebajado los niveles de exigencia a límites difícilmente asumibles.
 
Pero aún más preocupante que esta escasez de soldados es el creciente malestar que existe en los cuadros de mando. Esta desmoralización tiene mucho que ver con la propia carencia de personal de muchas unidades, así como con la escasez de recursos para el mantenimiento y funcionamiento de los ejércitos. No obstante, la principal causa de descontento es la falta de sensibilidad de los responsables políticos del Ministerio hacia el colectivo militar.
 
El Gobierno ha tratado de paliar parcialmente este descontento poniendo en marcha el más ambicioso programa de modernización de material de las Fuerzas Armadas de toda su historia. Sin embargo, como señalaba el Rey en su discurso "de nada sirve el material más sofisticado si el personal no está motivado".
 
El modelo de Fuerzas Armadas profesionales, indiscutible hoy en toda Europa, corre el riesgo de fracasar en nuestro país si no hay una reorientación profunda de la política de defensa en general y de la de personal en particular. Mariano Rajoy heredará así una difícil papeleta en este campo de la que deberá ocuparse tan pronto como gane las próximas elecciones.
 
GEES: Grupo de Estudios Estratégicos

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios