Menú
GEES

¿Más revueltas norteafricanas?

La gran inquietud la provoca lo que sucede en Egipto, donde las protestas son cada vez más masivas y violentas.

GEES
0

Mientras en Túnez no acaban de clarificarse las cosas –y cuando sectores de la población comienzan a mostrar su hartazgo por el estancamiento de la situación ante las reivindicaciones sin límite de algunos– el agravamiento de las protestas en Egipto –que ya han producido hasta ahora muertos en El Cairo y Suez– muestra que el temido efecto contagio en toda la cornisa norteafricana de las protestas ha comenzado. Basta recordar además las muy violentas revueltas producidas en Argelia a principios de mes. Existiendo dicha posibilidad –y más en tiempos en los que la conexión entre individuos a través de redes sociales como Facebook o Twitter que los Estados difícilmente pueden controlar–, y combinada además con la emergente voluntad de muchos de manifestar su ira, lo importante ahora es analizar si esta extensión a los demás países norteafricanos es probable o no. Por otro lado hay que recordar que, en latitudes árabes no norteafricanas, las protestas de principios de enero en Jordania; ahora hay que sumar otras posteriores en Arabia Saudí y en Dubai.

Las revueltas en Argelia comenzaron en los primeros días de enero, fueron muy violentas y luego se evaporaron. Al menos en su versión más masiva y virulenta, al rectificar el Gobierno de Argel y reducir los precios de los productos básicos que acababa de incrementar. Pero ello no quiere decir que la insatisfacción de muchos argelinos haya desaparecido, aunque hoy por hoy parece que esta está contenida. Ello a pesar tanto de los estímulos que la evolución tunecina podrían aportar, como del precedente existente en Argelia de una revuelta popular, la llamada "de la Sémola", en octubre de 1988, que produjo cambios estructurales en lo que entonces era un monolítico régimen de partido único. Lo cierto es que las protestas perduran, pero muchas de ellas son más simbólicas que masivas; así, a 19 de enero, 10 argelinos, entre ellos una mujer, habían intentado suicidarse "a lo bonzo" exigiendo diversos tipos de prestaciones. A esas alturas y en Egipto cinco personas se habían prendido fuego y en Mauritania lo había intentado una en Nuakchott. En medio de este dantesco escenario parece que en Marruecos nada sucede, pero esta es una percepción errónea. Lo cierto es que las autoridades marroquíes mantienen un férreo control sobre los intentos de organizar movilizaciones de solidaridad con las revueltas tunecinas, como la que el 10 de enero pretendió concentrarse en Rabat ante la Embajada de Túnez y fue disuelta violentamente.

En cualquier caso, la gran inquietud la provoca lo que sucede en Egipto, donde las protestas son cada vez más masivas y violentas. La convocatoria del "día de la ira" el 25 de enero –en una fórmula de protesta muy propia de Oriente Próximo donde suele ser dirigida contra Israel– produjo manifestaciones masivas en El Cairo, donde murió al menos un policía; en Alejandría, donde se quemaron fotos del presidente Hosni Mubarak y de su hijo y supuesto sucesor Gamal; o en Suez, donde murieron dos manifestantes. Especialmente preocupante es que las movilizaciones, en buena medida convocadas a través de las redes sociales por individuos y por agrupaciones que surgen "ad hoc" para ello, podrán contar más pronto que tarde –y eso si es que no cuentan ya– con el apoyo de los islamistas. Los muy bien organizados Hermanos Musulmanes, ilegales pero tolerados y omnipresentes al dominar múltiples asociaciones profesionales y ciudadanas, comienzan a dejarse ver. El viernes 28 se ha convocado un segundo "día de la ira", coincidiendo peligrosamente con la jornada sagrada de los musulmanes; ahí el régimen de Mubarak tiene ante sí un importante desafío que afrontar. En El Cairo especialmente, pero también en las otras grandes ciudades del país tras la oración principal del día, y máxime si los poderosos Hermanos Musulmanes deciden, bien directa o bien indirectamente, dinamizar las protestas.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios