Menú
GEES

Secuestros en el Sahel

Es de esperar que la firmeza se mantenga y que los terroristas de AQMI encuentren frente a ellos a un bloque coherente de países no dispuestos a ser chantajeados.

GEES
0

Tras haberse celebrado en mayo las maniobras "Flintlock 2010" en el Sahel, esta franja africana vuelve a estar de actualidad con los preparativos de la Conferencia de Donantes para Mauritania, cuya celebración está prevista en París en los días 22 y 23 de junio. Pero el telón de fondo de todo ello sigue siendo el activismo terrorista de Al Qaeda en las Tierras del Magreb Islámico (AQMI), que mantiene en su poder a dos españoles y a un francés y cuyas ambiciones terroristas transfronterizas en el continente africano le ha llevado incluso a amenazar con atentar contra el Mundial de Fútbol de Suráfrica.

En lo que al terrorismo localizado respecta, AQMI sigue matando en el norte de Argelia –dos guardias comunales asesinados el 6 de junio en Bejaia y dos militares muertos y 18 heridos graves en una emboscada de AQMI contra un convoy del Ejército en Si Mustapha, cerca de Bumerdes, el 19 de mayo, y ello aparte de secuestros y enfrentamientos armados varios– mientras sigue alimentando logísticamente su lucha con su activismo en el sur. Aquí, en el Sahel, aunque el esfuerzo argelino para llamar al orden a países como Malí, Mauritania y Níger para que eviten salidas en solitario –como la liberación de cuatro terroristas por Malí para lograr la liberación de un rehén francés–, los rumores vuelven a abrirse paso en los últimos días. La visita relámpago a Mauritania el 5 de junio del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, los ha alimentado en gran medida, pues ha recordado la que realizó a Bamako su homólogo francés Bernard Kouchner semanas antes de que el susodicho rehén fuera liberado por AQMI. La insistencia de Moratinos en declarar que nuestros dos compatriotas secuestrados están bien de salud y que se trabaja sin pausa para liberarlos, revela que los contactos con los secuestradores están abiertos. Por otro lado, las tres condenas a muerte dictadas por el tribunal Penal de Nuakchott el 25 de mayo contra tres terroristas de AQMI –Sidi Ould Sidina, Maroof Ould Haiba y Ould Chebamou– acusados de asesinar a una familia francesa en diciembre de 2007, les aleja de cualquier posible mercadeo por los rehenes españoles. Pero la reciente extradición de un terrorista de dicho grupo desde Níger a Mauritania, y el hecho de que hubiera otros 16 procesados en Nuakchott alimenta las especulaciones sobre otros nombres en la negociación. Recuérdese que Malí juzgó rápidamente a los cuatro terroristas que pensaba liberar por presión de Francia, pero todos ellos recibieron penas testimoniales para hacer así más liviana su liberación; el juicio contra Sidina, Haiba y Chebamou ha tenido en cambio gran cobertura mediática, asesinaron a dos niños junto a sus padres cerca de Aleg. Su liberación constituiría tal escándalo que rompería no sólo los frágiles vínculos antiterroristas en el Magreb y en el Sahel sino también entre los países europeos del Mediterráneo Occidental. Italia destaca hoy por reforzar su presencia inversora en Argelia, aprovechando tanto el vacío dejado por Francia en el marco de la creciente crisis entre París y Argel como las posiciones que no ocupa España por los desencuentros también inventariables entre Madrid y Argel, y apoya firmemente al régimen de Abdelaziz Buteflika en su criminalización del pago de rescates a los terroristas.

Es de esperar que la firmeza se mantenga y que los terroristas de AQMI encuentren frente a ellos a un bloque coherente de países no dispuestos a ser chantajeados. Sólo así podrá acabarse con el lucrativo negocio del secuestro que, recordémoslo, en nuestras latitudes tanto ha alimentado durante décadas al sanguinario terrorismo de ETA.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios