Menú
GEES

¡Vaya que si ha negociado!

No era ETA la que caminaba hacia el fin de la violencia, sino el PSOE el que se alejaba de la Constitución.

GEES
0

¿Qué Zapatero no ha negociado políticamente ante ETA? Vaya que si ha negociado. Lo ha hecho, y hasta el máximo que le era posible. Su indignación con el Partido Popular esconde una indignidad histórica repugnante. Hace tres años estrechaba con una mano la de Aznar y con la otra la de los asesinos de Miguel Angel Blanco. Hoy ni siquiera los De la Vega, Blanco o El País niegan que los tratos de Zapatero con ETA comenzaron bastante antes de marzo de 2006. Y lo hicieron hablando de política.

Es mentira que los problemas comenzaran en verano de 2006 cuando ETA planteó la cuestión política; ésta estuvo desde el principio sobre la mesa. De hecho fue posible porque los enviados de Zapatero llevaban ya años dibujando un escenario de negociación política con Otegi y los matarifes etarras. Se habló del nuevo estatuto, de la anexión de Navarra y, por supuesto, del camino hacia todo ello a través de legalizaciones, excarcelaciones y demás apaños judiciales y policiales que hemos visto en las últimas fechas.

Al contrario de lo que repite constantemente la versión del Gobierno, en su comunicado del alto el fuego ETA no renuncia ni a la independencia ni a la territorialidad. Más aún, si el lector lo lee detenidamente se dará cuenta de que reivindica la una y la otra como lo ha hecho siempre, eso sí, con las bellas palabras que tanto gustan a ZP y a las víctimas de la LOGSE. Pero de renuncia, nada de nada. Y tampoco la Declaracion de Anoeta puede servir para justificarse al Gobierno; allí ni se denuncia la violencia, como se ha dicho, ni se deja de lado reivindicación alguna. Pero lo que sí dice ETA-Batasuna allá por noviembre de 2004 es que "ya ni siquiera el PSOE es capaz de defender el actual estatus tal y como está diseñado en la actualidad". Es decir, que el diagnóstico de los terroristas entonces era el siguiente: el PSOE no cree en las instituciones constitucionales. No era ETA la que caminaba hacia el fin de la violencia, sino el PSOE el que se alejaba de la Constitución.

Afirmar que el fin del alto el fuego demuestra que el Gobierno no ha cedido es una burda trampa dialéctica. Lo único que significa es que ZP y los terroristas no se han puesto de acuerdo, que es bien distinto. Zapatero estaba y está dispuesto a reformar la Constitución Española, el Estatuto de Autonomía vasco y el Amejoramiento del Fuero navarro en la dirección que ETA exige. Están de acuerdo en la necesidad del derribo y la reducción de la Constitución a escombros, que es lo que Zapatero ha prometido llevar a cabo con entusiasmo. Todo ello jugando a un despiste que no ha "colado"; la oposición de la mayor parte de la sociedad española ha impedido que estos apaños de Zapatero fueran mas lejos. Pero negociar, ¡vaya que si ha negociado!

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios