Menú

Violencia siria y magia onusina

Si la solución residiese en un habilidoso plan que no requiriera toneladas y toneladas de buena voluntad por ambas partes, el problema no habría alcanzado los extremos en los que actualmente está instalado.

GEES
0

Las esperanzas puestas en el proyecto de Kofi Annan para llevar la paz a Siria tienen más que ver con los mitos, fantasías y engaños de la mente humana que con el conflicto que se desarrolla en aquel país. Para ser más concreto, se trata del celofán de ilusiones en el que muchos envuelven a las Naciones Unidas, muchos, bien entendido, en las calles del mundo, no en las cancillerías ni el los palacios presidenciales. Si la solución residiese en un habilidoso plan que no requiriera toneladas y toneladas de buena voluntad por ambas partes, el problema no habría alcanzado los extremos en los que actualmente está instalado.

Es muy cierto que si la más internacional de las instituciones no existiese habría que inventarla. En un mundo tan interdependiente y comunicado es indispensable un punto de encuentro universal, pero el que tenga que existir no significa que sirva para gran cosa, ni mucho menos que sea el gran resuelvelotodo. Es un foro para el discurseo y un teatro donde se representan farsas y esperpentos, que en sí mismos también tiene algo de indispensables.

De todo ello sabe un montón Kofi Annan, que fue secretario de la casa, y no ha mucho anduvo pacificando el País Vasco por un estipendio proporcionado a su categoría. En su actual misión ha representado no sólo al todo sino también a la parte correspondiente a la Liga Árabe. Su plan en seis puntos no carece de armonía y sentido común, si tal cosa fuera posible dadas las circunstancias, y rápidamente fue aceptado por Al-Assad, Rusia, China e Irán, así como por la oposición y los regímenes árabes que dicen apoyarla, pero tal y como cabía esperar, en la semana transcurrida las hostilidades no hicieron más que intensificarse. Lo bueno sería que los enemigos se hubiesen echado a correr, en lo que a violencia respecta, para estar mejor situados a las 6 de la mañana del 12, hora en la que todo debería terminar si otras 24 horas antes, martes 10, Damasco retira sus tropas de las ciudades y deja de bombardear a la población, pero el gobierno ya ha dicho que hay un equívoco y que los terroristas –la otra parte– están muy lejos de haber hecho sus deberes, por lo que han proliferado las manifestaciones de escepticismo de los grandes de este mundo implicados en el asunto.

Antes de emprender su retirada, las autoridades sirias reclaman una declaración escrita de sus rivales garantizando que deponen las armas, requisito verdaderamente peliagudo, dado el fraccionamiento político y militar de la oposición, y francamente utópico, pues resulta obvio que los unos no se conformarán con el mero papel y los otros no confiarán en los que ya han matado a diez mil y encarcelado a doscientos mil. Por todo ello, el enviado conjunto Annan está muy en su papel declarando en Ginebra el domingo 8 que "se siente conmocionado... por la erupción de violencia y atrocidades... en violación de las seguridades que le habían dado los altos funcionarios sirios".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios