Menú
GEES

Wolfowitz

Tienen razón los que se preocupan con el relevo en la presidencia, porque las cosas van a cambiar. En adelante la lucha en favor del desarrollo irá unida a la defensa de la libertad

GEES
0
El escándalo está servido, el presidente Bush ha propuesto a su secretario adjunto de Defensa como presidente del Banco Mundial. Un halcón belicista, uno de los más destacados jefes de la todopoderosa cábala neocon, un teórico del militarismo norteamericano y uno, si no el más, directo responsable de la guerra de Irak al frente de un organismo multilateral. Las huestes pacifistas se llevan las manos a la cabeza ante tal provocación. Y tienen razón.
 
Bush ha elegido conscientemente a Wolfowitz, porque pocos mejor que él pueden llevar adelante el cometido. Se trata de un ascenso, no de una digna retirada. Se busca, una vez más, “transformar” una institución, cambiar el sentido de una política. Si el Banco Mundial es un organismo clave para fomentar el desarrollo, lo que ahora se busca es que su actividad se inserte en la nueva estrategia para el Gran Oriente Medio.
 
El crecimiento del islamismo es la consecuencia de la humillación que para muchos musulmanes supone la decadencia de sus pueblos, el fracaso comparativo de su “civilización”. No es un problema de pobreza -Osama no tiene dificultades para llegar a fin de mes- sino de frustración. Los dirigentes musulmanes, y muy especialmente los árabes, tienden a la dictadura y a la corrupción, con sus corolarios de estancamiento económico y miseria. La solución pasa por modernizar la región, combatir la corrupción, abrir los mercados, generalizar una educación de calidad, ampliar los servicios sociales y, en general, dar a aquellas gentes una opción de futuro.
 
El Banco Mundial es un instrumento útil e importante en esta estrategia. Al tener como objetivo el análisis económico y la concesión de créditos, está en condiciones óptimas para combatir la corrupción y animar la reorganización de los mercados. Y eso es lo que Wolfowitz va a hacer, volviendo a sus comienzos, cuando realizaba una Tesis Doctoral sobre la desalinización de las aguas marinas y el combate contra el subdesarrollo.
 
No hay duda. Tienen razón los que se preocupan con el relevo en la presidencia, porque las cosas van a cambiar. En adelante la lucha en favor del desarrollo irá unida a la defensa de la libertad, ese concepto universal que tanto tiene que ver con la dignidad humana. Chirac, ZP y sus muchos amigos situados al frente de dictaduras de variado tipo y condición, se encuentran ante un nuevo frente dirigido contra ellos. Wolfowitz no llega con la misión de fomentar el “diálogo de civilizaciones”, sino de combatir la arbitrariedad y la corrupción. Su biografía no deja lugar a dudas sobre la firmeza de sus ideas ni sobre su voluntad de llegar hasta el final.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios