Menú

Otra vez el alcalde tonto

0
Odón Elorza es un político cobarde y un alcalde tonto. Además, es un hombre ignorante. Compadezco a quienes le tienen cerca.

No se atrevió a enfrentarse a Nicolás Redondo ni quiso presentar su alternativa en el último congreso del Partido Socialista de Euskadi. El perora por fuera, siempre de modo vicario: traducía mal, porque es tonto, a Ernest Lluch;y ahora canturrea desafinando las extravagancias de Maragall. Es incapaz de una idea propia y de exponer con corrección las de los demás. Es, para desgracia de los donostiarras, un ignorante al que el Derecho Constitucional y la gramática le resultan tan ajenas como la elegancia. Porque es un hortera de esos que hacen decir a sus jefes de prensa que sabe mucho de jazz.

Su odio a Nicolás Redondo se convierte en un elogio para el ex secretario general de los socialistas vascos, el dirigente que ha llevado a su partido al mejor resultado electoral de su historia. Su babeante declaración de que lo que no le gusta –y es incapaz de rebatir–“se parece al PP”, asunto que repite todos los días como si creyera haber dado con la renovación ideológica de la izquierda, le convierte en un espécimen para estudio de siquiatras, si queda alguno en Ferraz.

Odón Elorza es alcalde de San Sebastián únicamente para dar la razón a Chesterton: es bueno que los tontos triunfen porque, así, si uno no triunfa, puede estar seguro de que no es por ser tonto. Si se le dice algo con sentido común, vomita, según confesión propia. Hace unos días dijo que se masturbaba y lo recomendó a sus colegas. Ya se ve lo que se puede sacar de un alcalde tan tonto.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios