Menú

Abocados a la segunda división

0
Imaginen por un momento que la selección española de fútbol acude a la próxima Eurocopa y concluye el campeonato en antepenúltima posición. El desaguisado se convertiría poco menos que en una cuestión de Estado: a buen seguro, los periódicos (todos: deportivos, nacionales, regionales, gratuitos, de papel, on line…) exigirían la cabeza del seleccionador, cuando no abogarían por un recambio en las filas del equipo que habría llevado a la ignominia a todo un país.
 
Pueden imaginar también lo que sucedería si, por ejemplo, al analizar el Producto Interior Bruto de los países europeos, España ocupara el antepenúltima lugar. La oposición exigiría la convocatoria apresurada de un debate para poner a caer de un burro al Presidente del Gobierno, al Ministro de Economía y a cualquier otro miembro del Ejecutivo que pasase por ahí.
 
Por último no imaginen, sino lean, porque esto es real: España ocupa el puesto 29º en la clasificación que elabora anualmente el Foro Económico Mundial en desarrollo de Tecnologías de la Información (IT). El año pasado, ocupaba el 25º lugar. Para más inri, el Gobierno español retrocede diez posiciones en promoción de la tecnología. Y eso que desde 2001 ha lanzado dos planes: el Info XXI, ya finiquitado con más pena que gloria, y el reciente España.es, que no gusta a nadie.
 
Puede servir de consuelo –consuelo tonto, pero al fin y al cabo conuelo-, que superemos a los griegos y a los portugueses. Ese lenitivo desparece cuando por delante de España se sitúan países como Luxemburgo, Italia, Malasia y Malta. O peor aún: Eslovenia, Chipre y Estonia.
 
El ranking, elaborado por economistas del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas inglés), ha establecido cerca de cuarenta parámetros relacionados con la situación de la Sociedad de la Información y las comunicaciones en el Gobierno, las empresas y los hogares. De estos cuarenta, cinco son especialmente relevantes y otorgan más o menos puntuación: nivel de infraestructura (número de abonados a la telefonía fija y móvil por cada cien habitantes), coste de acceso a Internet en porcentaje de PIB per capita, alfabetización del país, calidad de conexión a la Red (conexiones de banda ancha por cada cien habitantes) y número de internautas por cada cien habitantes. Resultado global para España: suspenso.
 
Ni siquiera se obtiene una puntuación discreta cuando se analiza la percepción de los empresarios sobre el interés del Gobierno español en promocionar las Tecnologías de la Información. Del puesto 27º conseguido en 2002 se ha pasado al 37º. Tampoco se mejora mucho cuando se calcula el grado de éxito que ha tenido el Gobierno a la hora de promocionar las Nuevas Tecnologías. Ahí, sí, ganamos un puesto, al pasar del 47º del año pasado al 46º actual.
 
Lo que no se explica en el estudio es cuántos de estos países dispone de un ministerio dedicado en exclusiva al fomento y desarrollo de la ciencia y la tecnología. España cuenta con uno desde el 27 de abril de 2000. Por él han pasado Anna Birulés, Josep Piqué y, ahora, Juan Costa. Al último apenas le ha dado tiempo para tomar las riendas del departamento, pero los dos primeros sí pudieron, aunque no consiguieron, sacar a España de esos ignominiosos puestos de cola en los que parece haberse alojado ad infinitum.
 
Pasa el tiempo y España va a menos, al menos en las cuestiones concernientes a la Sociedad de la Información. Lo peor que podría suceder ahora es que perdiéramos el tiempo lamiéndonos las heridas. Imaginemos de nuevo que esta paupérrima clasificación se obtiene en la próxima Eurocopa de fútbol. Reaccionemos igual: despidamos al seleccionador y aboguemos por un recambio en las filas del equipo. Insuflemos ánimo en la nueva selección y luchemos, como poco, para no hacer el ridículo. Al fin y al cabo, en la Eurocopa apenas nos jugamos el orgullo (o eso dicen). En el desarrollo de las Tecnologías de la Información anda en juego nuestro crecimiento, liderazgo y fortaleza como país económicamente desarrollado. Bien merece la pena intentarlo.
 
 

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios