Menú

Barra libre de megas

0
Lo de Google podría haber sido una broma de mal gusto. Pues no. Más bien se ha convertido en una excelente noticia que añade un punto de morbo a la guerra de los buscadores, en la que anda a la gresca con Yahoo! y MSN. Google ha vuelto a demostrar que es el más aguerrido, el que ataca con más contundencia, el que deja al resto malherido cuando lanza un nuevo ataque. Google utiliza bazucas mientras Yahoo! y MSN plantan cara con un pobre tirachinas.
 
La noticia en la que se aseguraba que el buscador creado por Larry Page y Sergey Brin lanzaría GMail, un servicio de correo electrónico gratuito con capacidad de un gigabyte de almacenamiento, se tomó a chufla en muchos foros de Internet. Los medios de comunicación retuvieron los dedos antes de publicar la buena nueva, ya que el anuncio coincidía con el Día de los Inocentes en Estados Unidos, el 1 de abril. ¿Casualidad o intencionalidad por parte de los directivos de Google a la hora de elegir la fecha? No se sabe. Sea por un motivo u otro, la compañía han dado una lección magistral de marketing viral. Internet ardió de comentarios sobre el nuevo servicio de Google. Mejor publicidad imposible.
 
GMail ofrecerá entre 150 y 500 veces más espacio de correo que sus rivales MSN y Yahoo! O, visto de otra forma, los usuarios corren el riesgo de recibir entre 150 y 500 veces más spam. A priori, el único inconveniente es que los internautas deberán aceptar anuncios contextuales, pues Google venderá palabras clave relacionadas con los mensajes de correo. La compañía deberá especificar hasta dónde tiene previsto bajar la barrera de la privacidad de sus usuarios, condición que toda compañía debe cumplir si quiere evitar el rechazo de los internautas. David Krane, portavoz del buscador, ha señalado al respecto que no contemplan el respeto de la privacidad como un problema, ya que nuestros correos electrónicos los husmeará una máquina, no un humano. Ciertamente no es ningún consuelo.
 
La guerra de los buscadores se pone interesante: Yahoo! dio un golpe de efecto con la compra de Kelkoo la semana pasada, y ahora Google entra como un elefante en una cacharrería con la sana intención de monopolizar los webmails. ¿Quién seguirá utilizando los dos megas que ofrece Hotmail o los seis de Yahoo!? ¿Quién se abonará a una compañía de acceso porque le regalan 5 cuentas de 10 megas y dos de 50? Nadie, o muy pocos. Lo más interesante será contemplar la carrera por ver quién se apropia de las direcciones pepe@gmail.com o juan@gmail.com.Tonto el último…
 


Todo menos una tontería es la reciente sentencia del Tribunal Federal de Canadá, según la cual los proveedores de Internet no están obligados a facilitar a la Asociación de la Industria Discográfica Canadiense (CRIA) la identidad de usuarios de los servicios P2P. El mismo revés sufrió la RIAA hace unos meses, lo que más que una casualidad es una señal de que el camino emprendido no es el adecuado. El juez canadiense ha utilizado el símil de una fotocopiadora en una biblioteca para justificar su sentencia: “No puedo ver la diferencia real entre una biblioteca que coloca una fotocopiadora en una habitación llena de material protegido y un usuario informático que coloca una copia personal en un directorio compartido vinculado a un servicio P2P". Al hilo de posiciones erróneas sobre la piratería, el presidente de la SGAE, Teddy Bautista, soltó en una sola página más perlas que una legión de ostras.


Bautista siempre ha comparado la piratería con un virus. Para virus de verdad, el del spam. Ahora se sabe que el 60 por ciento de los correos basura proviene de Estados Unidos, el 6 por ciento de China, el 5 por ciento de Corea, el 4 por ciento de Canadá y el 3 por ciento de Brasil. Conocer dónde se encuentran los spammers no resta un ápice de importancia a esta lacra. Porque estén donde estén seguirán actuando con absoluta impunidad, por muchas leyes anti-spam que se aprueben. Por cierto, si dentro de unos meses su amigo conduce un Porsche no piense que le ha tocado la lotería. Tal vez haya descubierto la identidad de algún spammer y AOL le haya regalado el deportivo.


Sony, Phillips, y E Ink lanzarán en Japón, a finales de este mes, el primer libro basado en tinta electrónica. "LIBRIé", que así se ha bautizado, contará con una pantalla en blanco y negro con una resolución de 600 por 800, dispondrá de 10MB de memoria y costará alrededor de 375 dólares. Poco, poquísimo, para ser la primera generación de una nueva tecnología. Ahora a esperar los nuevos augurios sobre la muerte del libro de papel

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios