Menú

Corta y pega digital

0
En la portada de Periodistadigital.com aparece un calendario en el que, junto a la fecha, puede leerse la siguiente frase: "faltan cinco días". El lunes 6 de octubre, se nos recuerda, vencerá "el ultimátum lanzado contra Periodista Digital por el Grupo Prisa y Unedisa" destinado a "silenciar" la publicación.

Recurrir a la idea de la cuenta atrás resulta efectiva para recalcar el advenimiento de un hecho relevante, sea para bien o para mal. Lo que en realidad se pretende transmitir es que a partir de la próxima semana quedará amputada una fuente de información por culpa de los grandes de la comunicación. Sería la lucha entre David (Rojo) y Golliat revisitada.

Obviamente no es así. El ultimátum de los diarios El Mundo y El País ("el montaje", según Periodista Digital) es un intento para que el “periódico” dirigido por el ínclito David Rojo "cese de inmediato en la utilización no autorizada que viene realizando" de su información.

Como ya ha explicado de forma impecable mi compañero de columnas Daniel Rodríguez, el problema de Periodista Digital es que a diario cuelga gratuitamente noticias, reportajes y artículos de opinión de medios como El País y El Mundo, cuya lectura en Internet es de pago.

Desde el punto de vista del usuario, Periodista Digital es un medio perfecto, ya que permite acceder gratuitamente a algunas informaciones de pago. Para los medios de comunicación afectados es, fundamentalmente, una forma palpable de violar los sacrosantos derechos de autor y un freno a las posibilidades de rentabilizar sus páginas web con usuarios de pago. Si tiene poco sentido que El Mundo, pero sobre todo El País, se hayan decantado por el cobro de sus contenidos, menos lo tiene cuando esos mismos contenidos pueden encontrarse fácilmente en Internet.

Periodista Digital, en fin, reproduce íntegramente contenidos ajenos. Ni siquiera cocina la noticia, le da media vuelta y se ciñe al derecho de cita para disimular. Amparándose en el interés general, copia y pega en su web artículos ajenos todos los días.

Que los lectores estén abocados a un Periodista Digital mutilado no significa que estén desinformados. A los cientos de periódicos online, de los que Libertad Digital es una muestra perfecta, se añade desde comienzos de semana en España el servicio de noticias de Google, que vendría a ser un Periodistadigital.com con matices.

La diferencia fundamental entre ambos servicios es que Google sólo enlaza a noticias publicadas en medios gratuitos (es decir, entre otros, a la edición en abierto de El Mundo).

Este hecho lleva de nuevo a plantearse la conveniencia de cerrar los contenidos. El País, por ejemplo, no aparece por ningún lado en Google News, lo que contribuirá aún más si cabe a su descenso en páginas vistas. Sin conocer a ciencia cierta el número de abonados a la versión en Internet de El País (sus responsables no ofrecen cifras, y cuando lo hacen son sospechosamente elevadas), puede llegarse a una conclusión: la estrategia emprendida por este diario ha permitido que su versión online sea menos costosa, sin duda. Pero a cambio ha perdido capacidad de influencia en un medio como Internet. Y eso no es ninguna tontería.


En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios