Menú

Cuidado con Google

0
Varios meses después de anunciar su Oferta Pública de Venta de acciones, Google ha detallado a qué deberán atenerse los futuros inversores. Para empezar, ha lanzado un aviso no exento de polémica: tendrán que rascarse el bolsillo, ya que cada título costará entre 108 y 135 dólares, según el comunicado remitido por la compañía a la Comisión de Valores de Estados Unidos (Securities & Exchange Commission, SEC). Sin duda se trata de un precio elevado que contradice la principal promesa lanzada por Google cuando anunció su OPV: situar en la misma línea a los pequeños y grandes inversores. Cada accionista tendrá que comprar un paquete mínimo de 5 títulos, lo que supone un gasto mínimo de 549 euros, una cifra que a buen seguro echará atrás a los pequeñísimos inversores. Que también los hay.
 
Sólo el 9 por ciento de Google va a salir a Bolsa. El control lo seguirán ejerciendo los fundadores, Sergey Brin y Larry Page, que además se van a embolsar cada uno alrededor de 100 millones de dólares (82,6 millones de euros) vendiendo una pequeña parte de sus títulos. En caso de que finalmente éste sea ese el precio de salida de las 26,4 millones de acciones (todo dependerá del precio al que se puje en la subasta holandesa), la valoración de Google se situará entre los 29.000 y 36.000 millones de dólares, a sólo 2.000 millones de su principal competidor, Yahoo! Compañías como General Motors o McDonalds valdrán menos que Google. Siempre se ha dicho que Yahoo! está sobrevalorada. Google también lo estará.
 
Para muchos analistas el precio por acción es desorbitado. Sin embargo, los resultados obtenidos por el buscador en los seis primeros meses de este año reflejan el buen músculo de la compañía: sus ventas se dispararon un 125 por ciento, hasta los 700 millones de dólares, dejando el beneficio neto en los 79 millones de dólares, un 146 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado. ¿Qué compañías puede presentar estas cuentas a tan sólo seis años de su nacimiento? Pocas, es cierto. Lo complicado es mantenerlas.
 
El reto a medio plazo para Google consiste en mantener, no superar, todas estas cifras. Todo depende de la estabilidad de la publicidad on line, que genera el 75 por ciento de sus ingresos. Pero no hay más que tirar de hemeroteca para constatar que es una estrategia demasiado peligrosa, como bien refleja el caso de AOL. Precisamente Yahoo! trata desde hace dos años de deshacerse de las esposas que generan la sumisión a la publicidad. Trimestre a trimestre consigue diversificar sus fuentes de ingresos en previsión de que, en contra de lo que sostienen la mayoría de los estudios, la publicidad on line vuelva a despeñarse. No sería extraño, por tanto, que Google tienda paulatinamente a diversificar su línea de negocio lanzando en breve algún servicio de pago.
 
Lo más inquietante de todo lo que rodea la salida a bolsa de Google es que suena a historia ya leída. A esas que cubrían la mayoría de los medios de comunicación y que terminaron con las palabras malditas: “burbuja puntocom”.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios