Menú

Duros a pesetas

0
Primero fue atraer usuarios a ese nuevo invento llamado Internet. Hace cuatro años de eso: no pasaba semana en la que los periódicos no regalaran el kit de conexión. Como consecuencia, los hogares españoles se llenaron de posavasos gratuitos, algo que a corto, medio y largo plazo nunca viene mal. Poco más tarde los objetivos variaron: lo prioritario era que los internautas se pasaran al ADSL. Una vez comprobado que al pastel de la banda ancha no da para muchas porciones más, los proveedores se marcan un tercer objetivo: retener a los usuarios dotando a las conexiones de mayor velocidad. De los 128/256 Kbps habituales pasan a los 512 Kbps, y otros no temen pujar más alto. Jazztel ya ofrece un mega por el mismo precio que una conexión ADSL (39 euros más IVA), iniciativa a la que se acaba de unir Wanadoo.
 
Telefónica, mientras tanto, aumenta hasta los 512 Kbps. Eso sí, sin subir el precio ni cambiar de contrato. Sólo porque sí. Suena raro. ¿Desde cuándo una empresa decide invertir cien millones de euros sólo por mejorar el servicio a sus clientes? No es que nunca se haga, pero es la excepción, no la regla. Así que habrá que descubrir cuáles son las verdaderas intenciones de la compañía presidida por César Alierta. Rebuscando un poco puede encontrase la solución: hace un mes Telefónica lanzó su televisión por ADSL Imagenio, que requiere de una conexión más que aceptable para su uso y disfrute. Ahí lo tienen. Todo es cuestión de allanar el camino de cara a que los usuarios se abonen al nuevo servicio de Telefónica. Nadie da duros a pesetas, o euros a céntimos.
 

 
Miguel Ángel Davara, catedrático de la Universidad Pontificia de Comillas y presidente de Davara & Davara, estima que el Estatuto de los Trabajadores avala a las empresas a controlar los medios de los que dota a sus empelados para desempeñar su trabajo. La Asociación de Internautas y Comfia-CC.OO. dicen que de qué. A su juicio, una empresa sólo podría husmear en el correo de un trabajador cuando existan indicios razonables de delito, proporcionalidad necesaria entre el posible delito y la medida tomada, idoneidad al no existir otro medio para el esclarecimiento del delito y existiera consentimiento del trabajador. Queda claro que nada queda claro. Al menos en este asunto.
 

 
"Un 23,2% de internautas (casi 3,5 millones de individuos) afirma haber realizado alguna compra o contratado un servicio por Internet (en 2003)", señala la Asociación Española de Comercio Electrónico (AECE) en el "Estudio sobre el Comercio Electrónico B2C 2004”. Todos los años crece el número de e-compradores y todos los años se dice que el comercio electrónico no termina de despegar en España… ¿en qué quedamos?
 

 
Desde 1999 el número de websites dedicados a noticias ha crecido un 350 por ciento. Lo que confirma que Internet se ha convertido, sobre todo, en un medio puro de información. De verdad, que sí.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios